miércoles, 29 de abril de 2015

Alimentación macrobiótica/energética para niñas y niños.


Los hábitos dietéticos se instauran en la temprana infancia. Las dietas vegetarianas ofrecen a tu hijo/a la oportunidad de aprender a disfrutar de una gran variedad de alimentos maravillosos y nutritivos. Estos alimentos proporcionan una excelente nutrición en todas las etapas de la infancia, desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Bebés

El mejor alimento para los recién nacidos es la leche materna, y cuanto más tiempo sea amamantado el bebé, mucho mejor. Si tu bebé no está siendo amamantado, las fórmulas infantiles son una buena alternativa y se encuentran ampliamente disponibles. No utilices leche de soja. Los bebés poseen necesidades especiales y requieren una fórmula que esté desarrollada especialmente para esos requisitos. tampoco es conveniente darles otras leches vegetales como la de arroz o avena ya que no tienen el alimento adecuado.
Los bebés no necesitan ningún otro alimento aparte de la leche materna durante los primeros meses de vida. Los bebés amamantados necesitan unas dos horas semanales de exposición moderada al sol para producir vitamina D. Algunos bebés, especialmente aquellos que viven en climas nubosos, puede que no lleguen a elaborar cantidades suficientes de vitamina D. En tal caso, podrían ser necesarios suplementos de vitamina D.
Las mujeres vegetarianas que están amamantando deberían también asegurarse de que incluyen buenas fuentes de vitamina B12 en su dieta, pues su ingestión puede influir en los niveles que llegan a la leche materna. 
La leche materna debería ser utilizada durante al menos el primer año de vida del bebé. Alrededor de los cuatro o cinco meses de edad, o cuando el peso del bebé se haya duplicado, se puede añadir otros alimentos a su alimentación.
Introduce un alimento nuevo cada vez, a intervalos de una o dos semanas. Las siguientes directrices proporcionan un plan flexible para la introducción de alimentos en la alimentación del bebé.

Cinco-seis meses

Prueba primero poco a poco con la crema-leche de arroz integral (1 de cereal x10 de agua) puesto que es el cereal que menos alergias provoca. Mézclala con un poco de leche materna y prueba a dársela con cucharilla o biberón. Posteriormente ofrece al bebé cremas de cereal combinando arroz integral, arroz dulce, cebada, mijo, avena o quinoa, Haz la crema tú en casa y evita las mezclas de harinas preparadas aunque sean integrales y ecológicas.

Seis a ocho meses

Introduce las verduras. Deben estar bien cocidas y trituradas. Las judías verdes, las zanahorias, calabaza, calabacín, puerro, coliflor, brócoli,  y guisantes frescos son buenas opciones iniciales. también puedes combinar las papillas de cereales con un 10% de proteína vegetal ligera como lentejas rojas o guisantes secos muy bien cocinados
Introduce las frutas a continuación. Prueba con compota de manzana.
A los ocho meses de edad, la mayoría de los bebés pueden comer galletas o pan de buena calidad. Además, alrededor también de los ocho meses, los bebés pueden empezar a comer alimentos más ricos en proteínas como el tempeh, garbanzos, azukis o alubias bien cocidas y trituradas. 
Si tu opción no es vegetariana, puedes introducir un poco de pescado blanco hervido o al vapor en los purés.

Nueve a doce meses

Introduce una pequeña cantidad de pasta integral y empieza a darle verdura en trozos. a partir de los doce meses, la niña/o podrá comer casi lo mismo que las personas adultas, incluidas semillas, frutos secos, etc.

Niños/as

Los niños tienen unas necesidades elevadas de calorías y nutrientes, pero su estómago es pequeño. Ofrece a tu niño/a frecuentes tentempiés, e incluye en su alimentación algunos alimentos menos “voluminosos” como cereales integrales, trozos grandes de verdura y alguna fruta. No obstante, limita los zumos, pues los niños pueden hincharse bebiéndolos, prefiriendo su sabor dulce antes que otros alimentos.
Algunos alimentos, como algunas papas fritas, los cacahuetes y las uvas, pueden representar un riesgo de asfixia. Asegúrate de cortar los alimentos en trozos pequeños y anima al niño/a a masticar bien la comida antes de tragar.
Las necesidades calóricas varían de un niño a otro. Las siguientes directrices son generales.

Los grupos de alimentos para los niños/as

  • Panes y cereales
    Incluye todos los panes integrales, pasteles de cereales, cereales integrales, pasta y las galletas SIN AZÚCAR.
  • Legumbres, frutos secos y semillas 
    Incluye cualquier legumbre cocida como las lentejas, los guisantes partioas, azuki, judías y garbanzos; el tofu, el tempeh, todos los frutos secos y cremas de frutos secos, las semillas y el tahín (mantequilla de sésamo).
  • Verduras 
    Incluye todas las verduras crudas o cocidas que se pueden adquirir frescas. También incluye los jugos naturales de verduras.
  • Frutas
    Incluye todas las frutas frescas excepto las tropicales en climas mediterráneos, los zumos de fruta 100% en pequeña cantidad. las frutas se pueden tomar cocinadas y ocasionalmente crudas.

Raciones recomendadas a nivel general (hay que adaptar las raciones a las necesidades de cada niña/o)

  • De 1 a 4 años de edad
    • Panes y cereales: 6 o más raciones; una ración equivale a entre ½ y 1 rebanada de pan; de ¼ a ½ taza de cereal cocido o pasta; de ½ a 1 taza de crema de cereales de desayuno
    • Legumbres, frutos secos y semillas: 2 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de porotos alubias cocidos, tofu, tempeh o TVP; de 40 a 80 gramos de sustituto de carne; de 1 a 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos
    • Verduras: 2 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de verduras cocidas o entre ½ y 1 taza de verduras crudas
    • Frutas: 1 ración que equivale a 1 fruta mediana
    • Grasas: 2-3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de aceite
  • De 4 a 6 años de edad
    • Panes y cereales: 6 o más raciones; una ración equivale a 1 rebanada de pan; ½ taza de cereal cocido o pasta; de ¾ a 1 taza de crema de cereales de desayuno
    • Legumbres, frutos secos y semillas: de 1½ a 3 raciones; una ración equivale a ½ taza de alubias cocidos, tofu, tempeh, 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos
    • Verduras: de 2 a 1½ raciones; una ración equivale a ½ taza de verduras cocidas o ½ taza de verduras crudas
    • Frutas: una ración que equivale 1 fruta mediana
    • Grasas: 2-3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de aceite
  • De 7 a 12 años de edad
    • Panes y cereales: 7 o más raciones; una ración equivale a 1 rebanada de pan; 1 taza de cereal cocido o pasta.
    • Legumbres, frutos secos y semillas: 3 o más raciones; una ración equivale a ½ taza de alubias cocidas, tofu, tempeh, 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos
    • Verduras: 4 o más raciones; una ración equivale a 1 taza de verduras cocidas o ½  taza de verduras crudas.
    • Frutas: 1 ración que equivale a 1 fruta mediana
    • Grasas: 2-3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de aceite
Nota: Los tamaños de ración pueden variar en función de la edad del niño.
Para añadir más calorías a la dieta, incluye más raciones de mantequillas de frutos secos, frutas desecadas, productos de soja y otros alimentos ricos en calorías.
Asegúrate de incluir una fuente fiable de vitamina B12 y hierro con regularidad. 
Si los niños no obtienen una exposición frecuente al sol (exponiendo las manos y la cara entre 20 y 30 minutos al sol estival dos o tres veces por semana), lo cual promueve la síntesis de vitamina D, existen alimentos enriquecidos y suplementos.

Adaptado de Simply Vegan, 3ª ed., 1999, pgs. 194-195. The Vegetarian Resource Group, P.O. Box 1463, Baltimore, MD 21203; 410-366-8343 y La alimentación de nuestros hijos de Montse Bradford.