jueves, 31 de diciembre de 2015

Soluciones Locales para un Desorden Global (Documental)






La película de Coline Serreau critica el sistema actual de mundialización, se pelea a favor de una relocalización de la economía y de la autonomía alimentaria de los Estados.

Según la directora,
►“Hoy en día es necesario mostrar que existen soluciones, dar la palabra a filósofos y economistas que, explicando las causas que han llevado al modelo actual a la crisis ecológica, financiera y política, inventen y experimenten alternativas. El documental pretende ser lúdico y poético, revolucionar las ideas, cuestionar nuestras certezas acerca de la normalidad y hacer reflexionar sobre el funcionamiento de nuestras relaciones sociales y económicas.”

martes, 1 de diciembre de 2015

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE LAS VERDURAS FERMENTADAS DE SUPERMERCADO Y LOS PICKLES CASEROS?



Parece que hay un poco de confusión sobre los alimentos fermentados y la diferencia entre los pickles que se hacen en la cocina de casa y las versiones que están disponibles en los supermercados .
Por ejemplo, en mis blogs , muestro cómo hacer chucrut de manera tradicional . Después de que la col finamente cortada fermenta durante 10 días prensada con sal marina en un tarro de vidrio , la chucrut se puede conservar de forma natural durante largos períodos de tiempo en ese mismo tarro o durante un mes (o a veces más)en la nevera una vez abierta.
¿Cuál es la diferencia entre esta col ligeramente avinagrada (o pickles de pepino) y el repollo en vinagre (o pepinillos en vinagreta) que nos venden en el supermercado ?
Alex Lewin, autor de” Real Food Fermentación” explica que la confusión proviene de la superposición en la definición. En pocas palabras, no todos los alimentos fermentados están encurtidos y no todos los pepinillos son fermentados. Los alimentos que se encurten son los que se han conservado en un medio ácido. En el caso de diversos tipos de encurtidos de supermercados, el decapado viene de vinagre. Estos vegetales, sin embargo, no se fermentan (a pesar de que el vinagre en sí es el producto de la fermentación) y por lo tanto no ofrecen el valor probiótico y enzimático de los vegetales fermentados caseros o pickles. Las verduras que se fermentan en  casa utilizando una verdura, sal marina y a veces (no es imprescindible) un poco de agua filtrada crean su propia auto conservación, un líquido ligeramente ácido que es un subproducto del proceso de fermentación. Este ácido láctico es increíblemente beneficioso para la digestión cuando se consume junto con las verduras fermentadas o incluso cuando se bebe solo.
¿Qué pasa con la fermentación alcohólica? En el caso de los vinos y las cervezas sin pasteurizar, la fermentación se produce como resultado de ciertas levaduras que convierten los azúcares en alcohol, pero no hay un decapado.  Los lactobacilos presentes en la superficie de todos los seres vivos - sí, incluso en nuestra propia piel - potencian la creación de ácido láctico que no sólo los conservan las verduras, sino que también promueven la salud de quienes lo consumen.
Mejoran el contenido de vitaminas de la comida.
Preservan y, a veces mejorans el contenido de enzima de la comida.
Mejoran la biodisponibilidad de nutrientes  en el cuerpo.
Mejoran la digestibilidad de los alimentos que se consumen junto con ellas.
Así que no os dejéis engañar por las versiones de chucrut y pepinillos de  los supermercados  que no son saludables y haced alimentos fermentados caseros o pickles. Estos alimentos modernos son el producto de la alta temperatura y la presión que destruye los nutrientes y de ninguna manera mejoran la salud.

Pinchando aquí puedes aprender a hacer diferentes pickles caseros con todas sus propiedades y beneficios.

ENERGÍA Y SINERGÍA DE LAS VERDURAS DE RAÍZ:



Las raíces, energéticamente proporcionan un potencial aumentado de absorción y asimilación al tracto digestivo. Además nos aportan una energía muy estabilizadora, fortaleciendo las cualidades del aguante, la confianza, tocar tierra (física y mentalmente), la concentración, la persistencia y la voluntad; nos dan mucha fortaleza. Las raíces, como los intestinos humanos, funcionan y prosperan según su abastecimiento externo de alimento. Mediante la absorción y asimilación, la raíz proporciona a la planta nutrientes vitales y si no dispone de una nutrición adecuada, la planta entera sufrirá. Sin embargo, si el suelo es rico y vital, la planta entera prosperará.

Los efectos energéticos de los vegetales de raíz pueden determinarse por la forma y estructura de la raíz, así como por su sabor y color:
1- Tubérculos (patatas, batatas y ñames): son raíces hinchadas con el alimento de invierno de la planta. Son feculentos, dulces de sabor y producen un efecto frío y húmedo en la parte baja del cuerpo.
2- Raíces largas: como zanahorias, bardana, raíz de daikon y chirivía son algunos ejemplos. Estos vegetales tienen un efecto muy directo en los intestinos grueso y delgado, la vesícula y las partes centrales de los órganos reproductores (úteroy próstata). Con la excepción del daikon, las raíces mencionadas tienden a concentrar energía en estos órganos, en especial cuando están cocidas. Producen un efecto cálido y seco o cálido y húmedo en la parte baja del cuerpo. Sus propiedades energéticas son penetrar hacia abajo y adentro. (El daikon es una excepción pues crea una condición fría y húmeda en la parte baja del cuerpo, en especial si se come crudo).
3- Raíces redondas: como rábanos, nabos, cebollas (las cebollas son realmente bulbos ,pero crecen bajo tierra), remolachas y apios. Este grupo de raíces tiene generalmente más agua que las raíces largas y como el resto tienen sabores picante, dulce y amargo. Generalmente maduran más pronto que las raíces largas. También producen un efecto energético en los órganos bajos del cuerpo. Su carácter hinchado y redondeado les da la habilidad para relajar dulcemente estos órganos, en especial cuando están cocidos. Sin embargo, las variedades picantes (como cebollas y nabos), al comerse crudos, tienen la habilidad de liberar rápidamente tensión y exceso de calor en los órganos bajos. Las raíces redondas tienden a crear condiciones cálida y húmeda o fría y húmeda en la parte baja del cuerpo. Sus propiedades energéticas son hundir hacia abajo y afuera.
4- Raíces irregulares: este grupo incluye raíces de formas raras como las raíces de diente de león, rábano picante y gengibre. Muchas variedades de esta categoría tienen sabores picante fuerte o amargo fuerte. Las variedades picante tienen un efecto fuertemente dispersante en el cuerpo y las variedades amargas y efecto secante, purgante y fortalecedor. En esta categoría se encuentran muchas plantas medicinales. Las propiedades energéticas de las raíces irregulares incluyen dispersión hacia abajo y afuera o reunión hacia abajo y adentro.

Traducción del libro: "The energetic of food" de Steve Gagné

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Vandana Shiva: «La revolución es inevitable y será ecológica; la gente quiere menos capital y más bienestar»



Premio Nobel Alternativo. Inspirada por personajes como Einstein o Gandhi, física nuclear y filósofa, esta ambientalista india rechaza la energía nuclear por ser contaminante e inventada para matar. Defiende la ecología como parte inseparable de los derechos humanos y sigue creyendo más que nunca en una alternativa al brutal capitalismo basada en el amor y la no violencia.

Hay algo que alguien recuerda la primera vez que habla con Vandana Shiva y es su sonrisa cautivadora, asombrosamente constante, siempre dispuesta a compartir los pequeños secretos de la felicidad; esos que hacen que este mundo siga mereciendo la pena.

-¿Puede la ecología parar las guerras?
-¡Sólo la ecología puede parar las guerras! Porque las guerras se hacen por recursos naturales: petróleo, minerales, agua… Y si alguien no respeta la tierra, tampoco puede respetar los derechos humanos. Todo el mundo tiene derecho a los recursos naturales.

-¿Existe alternativa al capitalismo?
-La mayoría del mundo sobrevive fuera del capitalismo; en mi país, el 95% de la población. Y la mayor parte de la historia de la humanidad no ha tenido capitalismo.

-Pero el capitalismo de los países occidentales sí influye en el resto del mundo, para bien o para mal….
-En los últimos 50 años la parte mala se ha hecho más grande. En vuestros países, el capitalismo tenía una cara social y ello ha llevado a muchos a desistir en su lucha contra él. Por eso pasa ahora lo que vemos en crisis como la de Grecia, España, Irlanda o Islandia, y estos son sólo unos pocos de los primeros países donde pasará. También está pasando en Inglaterra. En nuestro mundo, el capitalismo entra y te roba la tierra, con su cara más brutal. En el vuestro la crisis ha hecho que el capitalismo se quite esa careta social y empezáis a vivir el capitalismo brutal.

-En Grecia creen que han empezado una revolución que liderarán con España e Italia para cambiar el mundo, aunque aún no saben cómo…
-Visité la Puerta del Sol y veo que el 50% de la población han sido expulsados por el sistema económico, un 49% de desempleo entre los jóvenes; que es como decirles «no tenemos sitio para ti en el sistema». Hay gente tirada en las calles, hay inteligencia en la calle, y va a buscar un cambio. Es inevitable esa revolución; no puedes excluir del sistema al 50% de la sociedad y esperar que nada ocurra. Lo que va a ocurrir no dependerá del sistema financiero. La gente quiere menos capital y más bienestar. Sea cual sea el cambio será ecológico y sostenible. No es ninguna utopía vacía. Es un imperativo ecológico y social.

-En los 70 usted se abrazaba a los árboles para evitar que los talaran. ¿Debería la gente abrazar árboles más a menudo?
-La gente debería abrazar más a menudo todas las cosas valiosas. Los árboles son valiosos, el suelo es valioso, los niños lo son. Tenemos que declarar con amor: «¡tú no vas a destruir estas cosas valiosas!».

-¿Por qué ecología y derechos humanos están vinculados?
-La ilusión de la filosofía mecanicista y el capitalismo han intentado meter en nuestras mentes que están separados y que no somos parte de la naturaleza. Lo cierto es que el capitalismo financiero crece, pero el bienestar humano no. Las cosas más básicas vienen de la tierra. La energía nuclear es la más cara y peligrosa y aún nos dicen que es limpia y segura. La fast-food está destruyendo nuestros bosques y matando nuestros cuerpos, desconecta nuestro cerebro para que no pensemos y no elijamos; los fertilizantes contaminan aguas y con los transgénicos estamos contaminando y destrozando la diversidad de miles de especies para que alguien patente un monocultivo.

-¿Qué significa para usted no-violencia? ¿Cree que la Satyagraha de Gandhi (lucha pacífica) es posible hoy en día pese a la violencia de los gobiernos?
-El principio de la no-violencia es no dañar ni a la tierra ni a los seres vivientes. En India estamos aplicando la Satyagraha de Gandhi con la defensa de las semillas; y en las calles de India se está practicando no-violencia contra los políticos corruptos. Y sí, los gobiernos son más violentos porque la globalización capitalista exige una acción militar violenta. Hay gente que muere, pero si tu respuesta es coger una pistola te aseguro que ya habrás perdido, porque los ejércitos capitalistas tienen más armas de las que tú nunca podrás llegar a tener. La no-violencia es más ética, efectiva y evita que se criminalice a un movimiento. Desde el miedo no lo puedes hacer, sólo con amor, también es una cuestión de conexiones… y el momento mágico llega.

-¿Es la falta de contacto con la naturaleza la causa de tanto estrés, infelicidad, depresiones…?
-Tiene incluso un nombre: Desorden por Déficit de naturaleza. Se ha comprobado con mucha gente que se pone bien nada más tener contacto con la naturaleza.

-¿Cuál es su mayor lección aprendida?
-Que no hay una fuerza más potente que el amor. Como ejemplo te puedo decir que estoy aquí con mi hijo. Soy madre soltera y la mayor parte de las cosas buenas que he hecho han sido guiadas por mi amor por él, por mi deseo de que tenga lo mejor. Podría haber sido una persona enfadada y descontenta, pero he hecho del amor un enriquecimiento para mi vida.


Fuente: Ecoportal.net

lunes, 2 de noviembre de 2015

DIAGNÓSTICO POR EL HARA



HARA» SIGNIFICA LITERALMENTE «cultivo de la vida» o «centro vital». Significa el centro de gravedad. Pero este centro de gravedad debe considerarse en un sentido mucho más amplio. Hara es el punto de equilibrio de nuestra vida física, mental, emocional y espiritual. Cuando se dice que alguien está centrado, equilibrado y enfocado, está en contacto con hara.
En Oriente el significado de hara es tan amplio, tan extenso, que sería erróneo sugerir que se puede resumir en una sola frase o un conjunto corto de frases. Todas las artes marciales, todas las artes
culturales (entre ellas la pintura y la música), todas las disciplinas espirituales y todas las transacciones de negocios se realizan, con mayor o menor éxito, desde el propio hara. Hara es el centro del yo; es la raíz espiritual de la propia vida. Así como las raíces de un árbol se hunden en
la tierra para extraer el sustento, hara es la raíz de la cual se extrae el poder y la conexión con la energía universal. Hara es nuestro cordón umbilical.
La energía universal entra en nuestro ser a través del hara.
Hara es el modo de integración. Es el verdadero centro del ser, donde se armoniza la dualidad de la vida. En nuestro centro espiritual, hara, hay paz y equilibrio. Por lo tanto, el oriental cultiva una actitud que intenta que cada movimiento y acto proceda de su hara.
En cuanto centro vital, hara es la fuente de la salud, la vitalidad personal y la resistencia. Cuando una persona actúa desde hara, se mueve sin esfuerzo. Es llevada y sostenida por el poder infinito del Universo, es una con el Tao.

En el cuerpo humano, el hara ocupa la zona general situada entre el plexo solar y el hueso púbico. A eso se debe que, tradicionalmente, los orientales dicen que la persona que tiene el hara fuerte tiene redaños, es decir valor. * Las personas que tienen desarrollado el hará son valientes y tienen capacidad de aguante, de resistencia.
El hará se considera como un segundo cerebro; también se lo llama «el cerebro pequeño». Directamente detrás de la zona en que está situado, debajo del plexo solar en la columna, hay un haz de nervios que representa la mayor concentración de nervios que existe fuera del cerebro. Esta concentración de nervios es responsable de muchos de los movimientos de la parte inferior del cuerpo. El dinosaurio tenía un enorme cuerpo y una cabeza pequeña con un cerebro minúsculo. Su cerebro era demasiado pequeño para encargarse de todas las funciones de ese cuerpo tan grande. En lugar del cerebro, era su sistema nervioso el que dirigía muchos de sus movimientos corporales.
Lo mismo ocurre a las personas. Realizamos muchos actos involuntariamente: los latidos del corazón, por ejemplo, y la respiración. Podemos controlar conscientemente nuestra respiración, pero la mayor parte del tiempo respiramos sin controlarla.

Podernos comenzar a aprender la diagnosis del hara dándonos cuenta de cómo respiramos nosotros y los demás, es decir, dónde tenemos el aire o aliento una vez que lo inspiramos. ¿Lleva el aire inspirado hacia la parte inferior del cuerpo, es decir el estómago y la zona del intestino, o lo deja en la parte superior del pecho?
Cuando se respira profundamente, llevando el aire hacia esa zona de abajo, se nutre y se desarrolla el hara. Cuando el hara se hace más fuerte, uno se siente más relajado, capaz y confiado. Las personas
cuya respiración es más superficial, es decir, que dejan el aire en la parte superior del pecho, son más nerviosas, emotivas, inseguras e inciertas.

Numerosos estudios científicos demuestran que esto es una realidad.
Las personas que respiran superficialmente no comprenden que el aire o aliento es ki (energía), y que el exceso de ki estimula el centro de energía del corazón. Cuando este centro de energía, llamado chacra del corazón en Oriente, es estimulado en exceso, el cuerpo de la persona pierde el equilibrio, sus emociones se excitan y descontrolan y aumenta la tensión nerviosa. Comprensiblemente, entonces, a la persona le falta confianza en sí misma, sabiendo que sus energías no son estables.
La respiración superficial eleva el centro de gravedad hacia el pecho, donde entonces se excitan las energías. Efectivamente, cuando tenemos el centro emocional inestable, cuesta muy poco hacernos perder el equilibrio o trastornarnos. La propia palabra «trastornar» describe exactamente lo que quiero decir.
Al tomar conciencia de cómo respira uno y de cómo respiran los demás, comenzamos a comprender la fuerza de nuestros haras y nuestras naturalezas psicológicas. Cuando tenemos fuerte el hara, nuestros actos tienen base y permanecemos equilibrados, sea cual sea la confusión o el trastorno que haya a nuestro alrededor.
En Occidente se han cultivado los centros de energía o chakras que están encima del hara. Por ese motivo, cuando a los soldados occidentales se les ordena ponerse firmes, han de sacar pecho y entrar el vientre. La energía sube desde el hará y entra en el pecho. El bajo abdomen se tensa y se retrae. Esto impide que el aire o aliento llegue al centro del hara. Esa postura es antinatural para los seres humanos. Es mucho más cómodo y estable dejar descansar la energía en la parte baja del abdomen
y que nuestros actos fluyan desde este punto.

En la diagnosis oriental, hay diversos puntos en la parte delantera del cuerpo y de la espalda llamados puntos Bo y puntos Yu.




Los puntos Bo, que se encuentran en la parte delantera del cuerpo, están situados en diversos meridianos. Los puntos Yu están todos alineados en el meridiano de la vejiga a lo largo de la columna vertebral. En general, el dolor o molestia en los puntos Bo indican problemas agudos y requieren atención inmediata. El dolor en cualquiera de los puntos Yu indica un problema más crónico.
El cuadro revela cuáles órganos están causando dolor o molestia ya sea en puntos Bo o Yu. Si el dolor se produce en la parte delantera, es un punto Bo; si es en la espalda, es un punto Yu. El dolor o molestia en la parte superior del cuerpo (por delante o por detrás) bajo la clavícula y encima de la zona del corazón, generalmente está causado por un problema en los pulmones. El dolor en el centro del pecho o espalda significa un problema en el corazón. Bajo la zona del corazón al lado derecho del cuerpo está la zona del hígado y la vesícula biliar. En el lado izquierdo, el estómago. En el centro está el bazo. Justo debajo de la zona del bazo, a ambos lados del cuerpo, está la franja de los riñones.
Debajo de los riñones está el intestino delgado, y bajo éste, el intestino grueso.
Si hay dolor de espalda en cualquiera de estos puntos Yu, el órgano correspondiente está sufriendo de degeneración crónica. Se hacen necesarios un cambio de dieta y ejercicios. Ohashiatsu y otros ejercicios para equilibrar el ki deberán formar parte de la terapia.



Escrito por Wataru Ohashi.
Fuente: "Cómo leer el cuerpo"

lunes, 19 de octubre de 2015

LOS CINCO ELEMENTOS O LAS CINCO TRANSFORMACIONES



Hace más de dos mil años los sabios chinos formularon una teoría con la cual pretendían explicar las fases del cambio. Estos antiguos filósofos comenzaron con la premisa de que el cambio ocurre de una manera ordenada y previsible. Observaron la naturaleza y vieron que las estaciones se sucedían
en un ciclo ordenado; que el crecimiento y desarrollo de los seres humanos también tenía lugar de una forma orgánica y ordenada, es decir, desde la infancia a la pubertad, a la adolescencia, a la edad adulta y a la vejez.
La psicología personal también parecía seguir patrones constantes.
Una idea evoluciona pasando por ciertas fases claras en el camino a convertirse en una realidad. El cambio no es algo que se produzca al azar, dijeron los sabios antiguos, sino un proceso ordenado, una evolución.
Los chinos formularon la teoría del cambio y la llamaron Cinco Elementos, o Cinco Transformaciones.
Igual que la mayor parte del pensamiento oriental, las Cinco Transformaciones reflejan la capacidad china para clasificar los fenómenos y al mismo tiempo mantenerse flexibles. La teoría se ha aplicado a la curación, la psicología personal, la agricultura, la economía y la política. Se ha empleado para tratar la enfermedad, pronosticar el tiempo y adivinar la suerte personal. En resumen, es una cosmología, un intento por entender la vida y el Universo.

En su forma más abstracta, la teoría de las Cinco Transformaciones postula que todo cambio ocurre en cinco fases. Cada fase está asociada con un determinado elemento de la naturaleza: fuego, tierra, metal, agua o madera.



El proceso comienza con la inspiración original, el mundo de las ideas. En esa fase la cosa en cuestión es aún amorfa, plástica, y sin embargo posee la energía necesaria para inspirar la acción. Los sabios buscaron una analogía en la naturaleza y encontraron el fuego que, aunque muy amorfo,
posee sin embargo una gran energía que inspira el cambio. Desde el estado de fuego, el ciclo avanza hacia un estado más sólido, más asentado, en el cual la idea comienza a tomar forma como realidad perceptible.
Esa fase se llama tierra, y a partir de ella el proceso avanza hacia su forma
más densa y material, el metal. El estado metálico sugiere la mayor condensación o «yangización» del proceso, en la cual la idea arraiga firmemente en el mundo material. La cosa en cuestión nace. Es real. Desde la fase del metal, el proceso continúa hacia el agua, su estadio más flexible y perdurable. El agua significa la continuidad del cambio hacia un objetivo concreto, porque el agua siempre está fluyendo hacia el mar. Desde la fase del agua, el proceso evolutivo entra en la fase de la
madera, en la cual vemos los frutos del sueño. Aquí la inspiración original ha pasado su desarrollo necesario para producir recompensas. Madera significa la culminación del ciclo, porque la madera no sólo da frutos sino que también fertiliza el suelo con sus hojas, semillas y frutos no consumidos, para enriquecer el suelo y comenzar nuevamente el proceso de regeneración.
Si tuviéramos que aplicar la teoría de las Cinco Transformaciones a los negocios, a una zapatería por ejemplo, diríamos que la fase del fuego es el momento en que la idea seminal surge en la mente del futuro propietario o propietaria. Ese es el momento de la inspiración original, el momento
de gran entusiasmo que surge con el nacimiento de una nueva idea. La fase de la tierra marca el estadio en que el propietario hace los planes para su negocio y toma medidas para la financiación. Ya ha llevado su idea desde el dominio de lo abstracto al dominio práctico o terrenal. La fase del metal es la apertura de las puertas al público. La idea ya es realidad en todas sus dimensiones; la persona ya está vendiendo zapatos. La fase del agua significa el proceso diario de llevar el negocio, de seguir con el negocio y tratar con el público, hazaña que requiere gran flexibilidad (la flexibilidad del agua), aguante e ingenio. El propietario o la propietaria de la zapatería debe ahora perseverar mientras
mantiene su vista en el objetivo original, a saber, el éxito del negocio. La fase de la madera trae ese éxito, es la fase en la cual la empresa da frutos. La zapatería no sólo no está en números rojos sino que está generando dinero más que suficiente para el propietario, sus empleados y la comunidad. De la fase de la madera, el ciclo continúa con la de fuego, el nacimiento de una nueva idea y con ella un nuevo ciclo de cambio.

Si bien los Cinco Elementos o las Cinco Transformaciones tienen tradicionalmente una amplia aplicación, ceñiré el análisis a la salud y al desarrollo de la personalidad. Por lo que respecta a la salud, las Cinco Transformaciones revelan el modo como la energía se mueve por el cuerpo, nutriendo a cada sistema orgánico de una manera ordenada y metódica. Porque el cuerpo se puede
entender como un sistema de circuitos integrados en el cual el ki o fuerza vital circula continuadamente por el organismo según un patrón ordenado. La salud es el estado en el cual el ki fluye sin impedimentos por el organismo, nutriendo así cada órgano y cada célula del cuerpo.
El esquema es el mismo: fuego, tierra, metal, agua y madera. Por lo que respecta a la salud física, cada elemento está asociado con un grupo de órganos, los cuales, a su vez, se nutren mutuamente y forman un todo integrado.

Las cinco fases y sus sistemas orgánicos relacionados son los siguientes:
Fuego: El corazón, el sistema circulatorio y el intestino delgado. El corazón y el intestino delgado están unidos, y en la medicina oriental se consideran sistemas orgánicos relacionados. Se considera que se nutren mutuamente. El corazón es el órgano contraído, o yang, mientras que el intestino delgado es el órgano expandido, o. yin. Mientras se nutren mutuamente también pasan la energía a la fase tierra. Por este motivo decimos que los órganos fuego son la madre de los órganos tierra, porque les proporcionan fuerza vital.
Tierra: El estómago, el bazo y el páncreas. Los órganos tierra son la madre de los órganos metal.
Metal: Los pulmones y el intestino grueso. Los órganos metal son la madre de los órganos agua.
Agua: Los riñones y la vejiga. Los órganos agua son la madre de los órganos madera.
Madera: El hígado y la vesícula biliar. Los órganos madera son la madre de los órganos fuego, es decir, el corazón, el sistema circulatorio y el intestino delgado. Con esto se completa el ciclo, que no se cierra sino que continúa.

Si todos los elementos están trabajando de manera óptima, no aparece ningún síntoma y la salud es óptima. Si, por otro lado, una o más fases están obstruyendo la energía, el sistema orgánico correspondiente va a sufrir. En consecuencia, aquellas personas que dañan su hígado suelen sufrir problemas cardiacos y del intestino delgado, mientras que aquellas que dañan su bazo, estómago y páncreas también sufren enfermedades del intestino grueso y pulmones.
Al mirar el cuerpo según las Cinco Transformaciones, podemos ver fácilmente la armonía dentro de los sistemas humanos y conocer la importancia de cada órgano para el cuerpo en cuanto un todo.
Por ejemplo, lo normal sería decir que la digestión la realizan el estómago y los intestinos, pero según las Cinco Transformaciones, la digestión depende absolutamente del sano funcionamiento del bazo.
Sabemos que, desde el punto de vista biológico, el bazo filtra y elimina de la sangre las células dañadas y muertas y le aporta células inmunitarias, como los linfocitos y otros glóbulos blancos. En la medicina occidental, el bazo no se considera esencial para la vida y suele extirparse quirúrgicamente, como en el caso de ciertos cánceres y otros trastornos.
La medicina oriental, en cambio, considera el bazo uno de los órganos más importantes y esenciales para el funcionamiento ordenado de la vida. La energía del bazo, es decir el ki emanado del bazo, rige el movimiento del alimento durante la digestión. La energía del bazo ayuda a transportar el alimento por el intestino. Mientras hace esto también ayuda al intestino delgado a convertir la esencia del alimento, es decir los nutrientes esenciales, en sangre y ki. El bazo envía ki a los pulmones y al intestino grueso. De esa manera nutre estos órganos con fuerza vital, haciendo posible la respiración y la eliminación de los desechos. La energía debe emanar libremente desde el bazo para nutrir de forma adecuada los pulmones y el intestino grueso. Esta energía del bazo es necesaria para crear la peristalsis y hacer avanzar los desechos por el intestino hasta salir del cuerpo.
Usted podría decirse: «Pero yo pensaba que el intestino hace eso solo». Si mirara estrictamente el intestino, podría tener razón, pero el grado de capacidad del intestino para realizar la peristalsis depende de la energía que recibe del bazo.
Normalmente, si el bazo tiene problemas, habrá exceso de gases, acidez estomacal o algún otro problema digestivo, como la acedía, por ejemplo. Si hay problemas de digestión, por lo tanto, hemos de tratar el tracto intestinal y también el elemento tierra. La energía del bazo necesita que en el cuerpo haya un ambiente alcalino. Cuanto más ácida está la sangre, más sufre el bazo. Por lo tanto, para la salud del bazo es esencial masticar bien los alimentos, ya que la saliva es una sustancia alcalina. Cuanto menos se mastica, menos saliva impregna los alimentos y peor es la
salud del bazo.
Según la medicina oriental, la energía del bazo también rige la sangre. Cuando hay hemorragia del útero o cualquier otro problema con pérdida de sangre, la medicina oriental recomienda tratar el bazo, porque el bazo contiene y canaliza la sangre por el cuerpo. Si la energía del bazo es débil, la sangre se saldrá de sus capilares produciendo hemorragia en alguna parte blanda del cuerpo.
Si el bazo, el estómago y el páncreas son estimulados excesivamente durante un tiempo, finalmente se debilitarán tanto que serán incapaces de hacer pasar la energía a los pulmones e intestino grueso, haciendo a su vez sufrir a estos órganos.
La relación entre el bazo y el intestino grueso es esencialmente la misma que existe entre el intestino grueso y los riñones; los riñones y el hígado; el hígado y el corazón, y el corazón y el bazo. Cada uno nutre al otro con ki, haciendo posible su funcionamiento óptimo.
En este ciclo nutritivo, la energía avanza en el sentido de las manecillas del reloj, desde el elemento fuego a la tierra, al metal, al agua, a la madera y nuevamente al fuego. Este ciclo nutritivo proporciona cantidades óptimas de fuerza vital para que cada grupo de órganos funcione bien.

Pero hay otro ciclo complementario llamado Ko o ciclo controlador, en el cual los sistemas de órganos se mantienen controlados, limitados. De esta manera, cada grupo de órganos se mantiene en equilibrio con los demás del sistema. En el ciclo controlador la energía se mueve dentro de los
Cinco Elementos o las Cinco Transformaciones, circula y sirve para mantener a cada órgano dentro de los límites prescritos.
El agua que corre por un río tiene poder debido a dos factores: su caudal o cantidad de agua que nutre el río (esto se corresponde con el ciclo nutritivo de los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones); y la presencia de fuertes riberas, que ofrecen límites al agua y de esta manera le dan dirección, poder y velocidad. Si la ribera cede, o si el nivel del agua supera la altura de la ribera, el agua ya no tiene el mismo poder ni orden. Simplemente inunda una zona y se asienta hasta que por último retrocede. El movimiento disminuye bruscamente y se detiene, hasta que la evaporación o la gravedad llevan al agua en otras direcciones. Mientras se impongan límites al agua, tiene un poder tremendo para mover obstáculos o impulsar bombas hidroeléctricas para generar electricidad.
El Ko, o ciclo controlador, funciona de la misma manera. El ciclo controlador equilibra el organismo manteniendo los límites de la energía que fluye hacia los sistemas de órganos. Mientras la energía circula en el sentido de las manecillas del reloj dentro del ciclo nutritivo, el ciclo controlador la hace moverse dentro del círculo de los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones.

Concretamente el ki, o fuerza vital, se mueve dentro del ciclo controlador de la siguiente manera:
El fuego controla el metal: El funcionamiento del corazón y del intestino delgado controla o limita la energía dentro de los pulmones e intestino grueso.
La tierra controla el agua: El funcionamiento del estómago, bazo y páncreas limita o controla la energía implícita en los riñones y la vejiga.
El metal controla la madera: El funcionamiento de los pulmones y del intestino grueso controla o limita la energía que circula por el hígado y la vesícula biliar.
El agua controla el fuego: El funcionamiento de los riñones y la vejiga controla la energía implícita en el corazón y el intestino delgado.
La madera controla la tierra: El funcionamiento del hígado y la vesícula biliar controla la energía que circula por el estómago, bazo y páncreas.

El ciclo controlador es esencial para los fines de la curación. Veamos un ejemplo. En el caso de la diarrea, el elemento metal (pulmones e intestino grueso) puede estar hiperactivo. Esto suele deberse a un exceso de energía en el bazo, el cual pasa ese exceso al intestino grueso produciéndole
hiperactividad. El desequilibrio del bazo puede estar causado por un consumo excesivo de dulces, o demasiados zumos de fruta o alcohol, o por alguna otra substancia yin que excita el bazo haciéndolo
trabajar demasiado, a la vez que estimula excesivamente el intestino grueso. Cuando el elemento metal está hiperactivo, controla o disminuye la energía que va hacia el elemento madera, el hígado y la vesícula biliar. Entonces se reduce el funcionamiento del hígado. El corazón y el intestino delgado (elemento fuego) también se debilitan, porque el elemento fuego está nutrido por el hígado y la vesícula biliar, que no pueden pasar mucha energía al funcionamiento del corazón e intestino delgado. Esto va a provocar una variedad de problemas digestivos y mala asimilación de los elementos nutritivos. El verdadero problema está en el bazo, que deberá tratarse eliminando los alimentos y bebidas con azúcar, y aumentando el consumo de alimentos alcalinizantes (sopa de miso,
caldo de tamari, cereales integrales bien masticados y diversas verduras).

Otro ejemplo claro de cómo el ciclo controlador afecta a otro sistema de órganos es la relación entre los elementos agua y fuego.
Con frecuencia se consume demasiada sal, lo cual es causa de trastornos renales. El funcionamiento de los riñones y la vejiga (elemento agua) controla el funcionamiento del corazón e intestino delgado (elemento fuego). Por consiguiente, los trastornos renales, sobre todo los provocados por exceso de sal, son causa de enfermedades del elemento fuego, como enfermedades cardiacas e hipertensión. Si deseamos tratar este trastorno, hemos de tratar el elemento controlador, que en este caso es el elemento agua. Reduciendo tajantemente el consumo de sal, aceites y grasas, y aumentando el ejercicio aeróbico suave (elemento fuego), fortalecemos a la vez los elementos agua y fuego y sus correspondientes sistemas de órganos.
Para practicar la diagnosis oriental, hemos de tener conciencia de la pasmosa integración que existe en el cuerpo humano. Hemos de tener conciencia de los problemas físicos inmediatos y de sus causas, pero también de las relaciones subyacentes implicadas en las causas de un problema. Los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones nos ofrecen la clave para esta comprensión más profunda. Por este motivo, los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones formaron los cimientos de la medicina oriental y de muchos de sus principios filosóficos. Son la base para comprender la salud humana y, de esta forma, el cambio natural.


Escrito por Wataru Ohashi en "Cómo leer el cuerpo".

BIOGRAFÍA DE GEORGE OHSAWA



Vida de George Ohsawa (1 893-1927 sus primeros años 
1927-1936 primera estancia en occidente 
1929 deja mujer e hijos en Japón y se va a París por 7 años.
1936-1939 vuelve a un Japón en crisis
1939-1945 Japón está en guerra (Ohsawa va a la cárcel por ser definido antipatriótico donde soporta torturas y privaciones. Cuando sale empieza a utilizar las gafas con lo que lo conocemos) 
1945-1953 Sus esperanza para un nuevo Japón
1953-1966 Enseña en occidente, Francia, Estados Unidos etc. 
Hay dos figuras importantes en movimiento macrobiótico antecedente a Ohsawa:
ISHITSUKA SAGEN(1850-1910). Vivió en un tiempo en que Japón ya miraba a occidente con veneración, importando tecnología, ciencia ,medicina etc. Poniendo de lado su propia cultura. Sagen la recuperó y volvió a la tradición, basándose sobre los conceptos del Su Wen(Libro de medicina del Emperador Amarillo. . El decía: el arroz cura. Cuando no funciona, utilizar las hierbas y si estas también fallan, pasar a la acupuntura..
KABARA EKKEN (Japón siglo XVII) .Filosos y medico escribió un libro sobre los secretos de la salud en Oriente. Su idea, que Ohsawa luego adoptó, era de parar de comer antes de estar lleno. También para el arroz era el alimento principal. De el derivan otros conceptos que conocemos en macrobiótica: control del apetito, del sueño y del sexo (este último sobretodo dependiendo de las fases lunares) 
George Ohsawa (verdadero nombre Yukikazu Sakurazawa) nació en una familia tradicional de samurai, su padre mismo fue samurai determinando un ambiente familiar duro, rígido y disciplinado Esto creó una condición de infelicidad en su adolescencia, ya que George era un chico romántico e idealista. Emocionalmente sufrió mucho también ya que su padre abandonó la familia cuando él tenía 6 años. A los 12 años, su madre es enferma de tuberculosis y después de algunos meses muere, lo mismo pasa con su hermano. No era en absoluto un filosofo, en términos académicos y menos aún científico. Básicamente era un revolucionario y un romántico. Quería estudiar literatura por ser novelista o poeta (fue el primero en traducir Baudelaire en japonés) . Escribía muchísimo, cada día pasaba escribiendo horas y dejó 200 entre libros y escritos en revistas, en japonés. Pero el padre, para asegurarse alguien que lo pudiera mantener, lo envió a estudiar economía (business) . De su madre aprendió de no querer ser un especialista (estudiar de todo) y de querer hacer algo bueno para el mundo. 
A los 20 años él mismo cogió tuberculosis. Los médicos decían que era incurable. Encontró en una librería el libro de IshiTsuka , Shoku_jo( Curarse con los alimentos” y se curó ,empezando a difundir la macrobiótica. 
Ohsawa tuvo una doble vida: era un chico moderno, que cultivaba aparentemente la cultura occidental, le encantaba viajar, traer vestidos y novedades desde Londres a Japón, estudiaba literatura francesa; por otra parte estaba muy concienciado en recuperar la tradición japonesa, indagando en la literatura y en la poesía japonesa. 
1924 Divorcia de su primera mujer. Se marcha a Tokio donde empieza a trabajar por organizar la macrobiótica a tiempo lleno. No tenia una vida real, la macrobiótica fue su gran misión. Incluso luego, tras casarse con Lima en 1937,siempre había gente conviviendo con ellos, y estaba constantemente ocupado en escribir libros etc. 
Ohsawa no quería curar ala gente, quería cambiar la gente y de allí cambiar la sociedad. Era un apersona muy yang, comía muy estricto, tomaba mucha sal, su dieta consistía básicamente en arroz, sopa de miso muy salada y pocos vegetales. 
1929-36 En Paris escribe su primer libro occidental sobre el arte floral y el 1º en un idioma occidental sobre Ago puntura. En aquel tiempo vivía en Paris de una manera muy libre y bohemia, alimentándose de comida en grano para pájaros y restos de vegetales. En el ´36 vuelve a un Japón en guerra, con sus grandes ideales de salvarlo de alguna manera. Allí se opone a la politica nacionalista, al expansionista y militarista del gobierno 
1944 Va a Manchuria ,nel norte de la China a caballo y de allí al Kremlin, soportando temperaturas bajísimas Lo pusieron en la cárcel otra vez por 5 meses por su actividad en contra de la guerra. Era un visionario y un genio pero sus sueños no se realizaron en su vida. 
En 1946 decide hacer de la macrobiótica un movimiento internacional y cambia los nombres de sus discípulos (Aveline, Herman. Solamente Michio se escapa) en nombres occidentales. 
En 1947, acabada la guerra, quiere participar en la reconstrucción del país: se une al Movimiento Federalista mundial , cuyo fin era buscar la paz en el mundo a través de un único gobierno mundial . En el programa de la organización introduce sus enseñanza sobre alimentación y empieza a definirse”ciudadano del mundo”. Desde 1946 hasta 1952 dirige su escuela el ”centro Ignoramos” en una ciudad entre Tokio y Yokohama y es allí donde encuentra los discípulos que luego llevarán su pensamiento para el mundo. En el ´49 adopta su nombre occidental, George Ohsawa. 
1954-1955 Se marchó 2 años a la India (se dice el único momento de su vida en el que se relajó un poco, en que e estuvo un poquito más yin) Esperaba convertir India a la macrobiótica en solo 10 días pero no tuvo éxito. Así se marchó a África, antes en Kenya en un apequeña comunidad macrobiótica de Mombasa. Lima cocinaba y el enseñaba. Atravesó África ayunado durante 54 días (el dijo de aquellos momentos que fueron el tiempo en que realizó el juicio supremo, el satori. Después de esta experiencia se volvió mucho más relajado y suave. Empezó a seguir la dieta occidental (carne, azúcar etc.).Se cortó el dedo de un pie y cogió parasitas (filaria) (andaba descalzo en lugares llenos de basura, sin contemplar alguna norma de higiene, que rechazaba) ; su pié empezó a infectarse . Ohsawa estaba entonces acabando su Libro del Juicio con el que quería convertir al doctor Albert Schweitzer ,así que le envió el libro. Cuando Schweitzer supo que Ohsawa era enfermo fue a verle y le dijo que había contraído una enfermedad tropical y que solo habría podido salvarse volviendo a Europa. Pero esta era por Ohsawa la oportunidad de demostrar cuanto poderosa pudiera ser la macrobiótica. Desayunó algunos días ,pidió a Michio y Aveline de enviarle arroz y miso y empezó a comer muy yang(nori tostadas ,le ponía dentro sal y las comía!!!, La filaria es una enfermedad muy yin. Su cuerpo se volvió seco, muy yang pero la enfermedad empezaba a curarse. Llamo a Schweitzer diciéndole que estaba mejor pero el medico le aconsejó otra vez de ir inmediatamente a Europa. Ohsawa pidió a Michio un billete de avión porque no veía alguna oportunidad de convencer Schweitzer . Pero Michio tampoco tenia dinero en aquel entonces y le contestó ”Vuela ahora, paga más tarde!!!!) 
1961)Se edita en Francia “Le Zen Macrobiotique” . 
1963-66. lee la obra de inédita de Louis Kervran “la transmutación biológica” y desde entonces el interés en la alquimia y la transmutación domina su vida. Quiere transformar metales en oro y sodio en potasio Alguien dice que lo conseguí!!!
1966 Muere en Tokio, inesperadamente.

Apuntes tomados y traducidos por Clara Castellotti en una charla de Ronald E. Kotzsch,gran estudioso de la vida de Ohsawa y de religion oriental en general en el Instituto Kushi de Boston.

Clara Castellotti da consultas, cursos y charlas en Formentera. La podéis contactar a través de su página Formentera Lady

viernes, 16 de octubre de 2015

CURSO DE COCINA MACROBIÓTICA FESTIVA Y REPOSTERÍA NAVIDEÑA VEGANA


DOMINGO 29 DE NOVIEMBRE de 10h a 17h
EN CA L'AGNÈS (Cubelles)

Llegan las navidades y en muchos hogares, los excesos que luego se intentan solucionar con una depuración pasadas estas fechas. os propongo un camino de en medio macrobiotizando vuestras navidades sin negaros el placer de la buena comida que nutre adecuadamente el cuerpo y los sentidos. 

Elaboraremos canapés, platos festivos y típicos de la gastronomía popular navideña, contundentes, vistosos y sabrosos, sin proteína animal. 
Aprenderás a hacer polvorones, mazapán, turrones y bombones veganos sin azúcar.

Plazas limitadas.
+ info e inscripciones: agnesmacrobiotica@gmail.com


MONOGRÁFICO ESPECIAL DESAYUNOS Y REPOSTERÍA MACROBIÓTICA



MONOGRÁFICO ESPECIAL 
DESAYUNOS Y REPOSTERÍA MACROBIÓTICA.

Sábado 5 de Diciembre de 10h a 17h.
En Ca l'Agnès (Cubelles).

...
Veremos cómo hacer desayunos completos y orientarlos para equilibrar la condición de cada día.
Haremos una gran variedad de repostería dulce y salada para tus fiestas y celebraciones saludables.
Repostería apta para celiac@s.

Inversión: 65 euros (comida y apuntes incluidos)

+ info: agnesmacrobiotica@gmail.com


miércoles, 14 de octubre de 2015

MERIDIANOS DE ACUPUNTURA: LAS RUTAS DEL KI



El ki circula por nuestro cuerpo por doce rutas distintas o meridianos.
Cada meridiano es como un río de energía que se origina en un lugar concreto del cuerpo y sube o baja (depende del meridiano) hacia otro lugar. Estos doce ríos de ki llevan fuerza vital a cada célula del cuerpo. Cuando el río está obstruido, la fuerza vital no puede llegar a una determinada zona del cuerpo y entonces las células, los tejidos y los órganos se asfixian por falta de ki; la consecuencia es algún tipo de síntoma.

En las primeras fases el síntoma es pequeño o leve: un sarpullido, una molestia o un dolor machacón. Estos síntomas menores son la manera que tiene el cuerpo de decirnos que algo no va bien; la fuerza vital sustenta al sistema inmunitario para que destruya las bacterias o virus que tocan nuestra piel, como son las substancias patógenas que entran en nuestro organismo cuando respiramos. Pero cuando la fuerza vital está débil, las células inmunitarias son incapaces de enfrentarse a las enfermedades fuertes y, por consiguiente, las sustancias patógenas no tienen ningún problema para establecerse en el cuerpo. La consecuencia es la enfermedad, de una u otra clase.  Pensemos nuevamente en un meridiano como en un río. Cuando hay una presa, el agua deja de fluir y una parte del río se inunda mientras la otra se seca. Cuando un meridiano está obstruido, una parte del cuerpo recibe demasiado ki mientras que otra parte recibe demasiado poco. El desequilibrio resultante hace superactivo a un órgano, mientras que otro se aletarga o se cansa con facilidad.
A veces la persona tiene dolor en una zona concreta del cuerpo. No sabe por qué tiene el dolor ni por qué lo siente en ese lugar determinado.
Al saber por dónde circulan los meridianos, podemos indicar con precisión cuál meridiano u órgano es el afectado y entonces decidir la mejor manera de ayudar a esa persona a superar el problema.

- El meridiano del pulmón discurre por el lado interior del brazo, a partir de un punto situado en el pecho, encima de la clavícula, hasta el pulgar (véase ilustración). Los síntomas a lo largo de este meridiano sugieren posibles problemas en los pulmones. Estos síntomas pueden ser decoloración de la piel, sarpullidos, infección, lunar o mancha.

- El meridiano del intestino grueso discurre por el lado exterior del brazo, a partir de la punta del dedo índice, y después continúa por el hombro, garganta, cuello, pasa por el exterior de la boca y llega hasta el pliegue de la nariz. Cualquier síntoma a lo largo de este meridiano indica un problema de eliminación y de respiración.

- El meridiano del riñón nace en un punto situado en la planta del pie, sigue hacia el talón y sube por el interior de la pierna, pasando por los órganos sexuales, el centro del vientre hasta llegar a un punto situado donde la clavícula se une al esternón.
Los riñones limpian de impurezas la sangre y contribuyen a eliminar los desechos por la orina. Sin embargo, como ya he dicho en el capítulo 2, el papel del riñón abarca mucho más que esta importante función biológica.
Los riñones envían ki a todo el cuerpo. También ofrecen orientación espiritual a nuestra vida infundiéndole los dones de nuestros antepasados, es decir, nuestros talentos, oportunidades y retos. Nuestra energía vital, o ki, procede de los riñones. Es esencial, por consiguiente, el cuidado de estos órganos vitales.

- El meridiano del bazo nace en el lado exterior del dedo gordo del pie, sigue por el interior del pie, sube hasta la rodilla a lo largo de la espinilla, continúa por el interior del muslo hasta la zona del vientre y después sube en ángulo hasta un lado de la axila. Desde allí hace una curva bajo el brazo y sigue por el costado de la espalda. Tiene que ver con la reproducción y la digestión.

- El meridiano del hígado discurre por el empeine desde la parte superior del dedo gordo del pie, sube por la parte interior de la pantorrilla, muslo e ingle, siguiendo por la parte lateral del abdomen hasta un punto situado en la base de la caja torácica (debajo del hígado), desde donde sigue hasta un punto situado entre la sexta y la séptima costillas, directamente bajo la tetilla o pezón. Está relacionado con el almacenamiento de elementos nutritivos y energía.

El meridiano del estómago forma una gran U a cada lado de la cara antes de bajar por el pecho, muslo y pantorrilla hasta un punto situado sobre el segundo dedo del pie. El canal interior de la U discurre desde debajo del ojo hacia la comisura de la boca y desde allí hasta el hueso maxilar. El canal exterior de la U baja desde el cuero cabelludo hacia la oreja y cara (donde los hombres se dejan patillas) hasta el hueso maxilar, donde se une al otro canal. Desde allí, el meridiano continúa por el cuello, pasa por la clavícula y baja directamente por la tetilla o pezón hacia
el abdomen, sigue por la ingle, baja por el muslo y pantorrilla hasta el segundo dedo del pie. El meridiano del estómago está relacionado con el apetito y el consumo de alimentos.

- El meridiano del corazón discurre por el interior del brazo, desde la axila hasta el lado interior de la muñeca, y continúa hasta un punto situado en el interior del dedo meñique por encima de la uña. Este meridiano lleva ki al corazón y ayuda en la circulación.
El meridiano del intestino delgado nace en el dorso del dedo meñique, encima de la uña, sube por el lado exterior del brazo, continúa a lo largo del tríceps, llega hasta un punto situado en el centro del omóplato y de allí sube por el cuello hasta un punto situado directamente delante del conducto auditivo. Este meridiano está relacionado con la asimilación de los elementos nutritivos.

- El meridiano de la vejiga sube por la frente desde el ángulo interior del ojo, continúa por la parte superior de la cabeza y baja hasta el centro de la nuca. Allí se divide en dos líneas paralelas que, sumadas a las otras dos que bajan por el otro lado, forman cuatro meridianos. Cada par baja por la espalda, las nalgas y la parte posterior de cada pierna.
Cada par de meridianos se une en la corva formando un solo canal que continúa por la parte posterior de la pierna. Desde la corva, el meridiano de la vejiga baja a lo largo de la pantorrilla hasta la parte posterior del tobillo y de allí continúa por el lado exterior del pie hasta el dedo meñique.
Está relacionado con la eliminación.

- El meridiano de la vesícula biliar nace en la sien, baja por el lado exterior de la oreja llegando hasta el lateral de la nuca y vuelve a subir por el lado de la cabeza hasta encima de la sien, y vuelve a bajar hasta el cuello.
Esta subida y bajada crea una forma delgada de media luna en creciente (véase ilustración). Desde allí pasa por delante del hombro, baja por el lateral del abdomen hasta la cadera en movimiento de zigzag, y de allí continúa por el lado exterior de la pierna hasta el cuarto dedo del pie. Este meridiano se ocupa de la distribución de la energía.

Además de estos diez meridianos, hay otros dos cuya principal finalidad es unificar los sistemas y funciones del interior del cuerpo.
- El meridiano del constrictor del corazón discurre por el medio de la parte interior del brazo, desde la axila, pasando por el medio de la palma de la mano hasta llegar a la punta del dedo medio. Este meridiano asiste el ritmo cardiaco, la circulación y la asimilación de los elementos nutritivos. También proporciona ki, ayuda a la irrigación sanguínea del pericardio y colabora en el funcionamiento del corazón.

- El meridiano del triple calentador nace en el dorso del dedo anular, sube por el brazo hasta el hombro, sigue por el cuello y da la vuelta por la parte superior de la oreja hasta llegar a la sien. El meridiano del triple calentador provee de ki al meridiano del intestino delgado y al sistema linfático y asiste la circulación sanguínea en las extremidades. El triple calentador también coordina los tres sistemas calentadores que mantienen la temperatura corporal. Uno está situado encima del plexo solar, el segundo entre el plexo solar y el ombligo, y el tercero por debajo del ombligo.

Estiramientos makko-ho para desbloquear los principales meridianos 



Una vez que se han comprendido los meridianos, se puede saber por qué el cuerpo manifiesta un síntoma en un lugar determinado y la mejor manera de curarlo.
La comprensión total de la diagnosis de los meridianos tiene por objeto demostrar que los seres humanos estamos íntimamente conectados con el Universo como un todo. Somos uno con él. El Universo está lleno de una energía invisible, el ki, que une todos los fenómenos. Al mismo tiempo, todo evoluciona según un plan ordenado que está gobernado por este gran espíritu que es el Universo. El Universo es una unidad, un cuerpo integrado,
con el cual estamos unidos. En las culturas tradicionales y espirituales, la gente siempre ha sostenido que los seres humanos tenemos la capacidad única de percibir y experimentar esta unión con este todo. A eso lo llamamos iluminación. La iluminación es ese estado de la conciencia en el cual reconocemos que ya no estamos separados de nada en el Universo, es decir, cada persona comprende que ella es el Universo. Incluso sin estar verdaderamente iluminados, podemos usar esa conciencia, es decir, nuestra unidad con el Universo, para curarnos y para encontrar respuestas a nuestros interrogantes más fundamentales. En la diagnosis oriental examinamos el cuerpo desde esta perspectiva iluminada.
No hay nada al azar en una arruga en la cara o un dolor en la mano izquierda. Es un síntoma que tiene relación con todo el cuerpo y con una parte concreta.
La energía no se limita a caer desde el cielo o a ascender desde la Tierra en torrentes por el cuerpo, sino que está canalizada de una manera ordenada por esta increíble máquina. Hay un patrón por el cual el cuerpo canaliza la energía a través de todas sus fibras. Ese patrón ordenado se conoce bajo el nombre de los Cinco Elementos o las Cinco Transformaciones, que veremos en un próximo post.


Fuente: "Cómo leer el cuerpo" de Wataru Ohashi.

viernes, 25 de septiembre de 2015

¿CÓMO HACER QUE NIÑOS Y NIÑAS PARTICIPEN EN LA COCINA?



Algunos de los mejores recuerdos de mi infancia son de cuando ayudaba a mi madre en la cocina. Cuando era muy pequeña, me daba un pedacito de masa y me enviaba fuera de la cocina para ir "jugar" con él, pero cuando fui creciendo, me dejaba ayudarla cada vez más en la cocina. De "mayor", me encuentro haciendo versiones veganas de, los platos de mi madre y que marcaron mi infancia. A pesar de que no creo que le estaba prestando mucha atención, sus técnicas y recetas de cocina están siempre en mi corazón.

Hay muchas razones para hacer que los niños/as participan en la cocina. Desde ayudarles en adquirir más destreza y confianza para tomar decisiones y a organizarse, a imaginar y ser creativos/as y sobretodo a conectar con alimentos vivos y frescos, aspecto olvidado de hoy día, debido al estilo de vida de muchos padres y madres que al llegar a casa cansados/as del trabajo, cocinan de manera rápida o comen alimentos precocinados.

Compartir con tus hijos/as  momentos en la cocina, decidir juntos/as el menú y elaborarlo a medias, además de suponer una conexión impagable, es fundamental para establecer y conservar hábitos saludables en la familia.

Aquí tienes algunas pautas para empezar:

1. Comienza con objetivos realistas-
Antes de comenzar cualquier cosa, es importante tener claros objetivos adecuados de lo que los niños/as pueden y no pueden hacer a su edad y nivel de desarrollo cognitivo. Un/a niño/a pequeño/a no puede hacer tareas complicadas o que suponen muchos pasos. Pueden, sin embargo, llevar servilletas a la mesa, poner la comida en los tuppers del almuerzo o ayudar a envolver algo, por ejemplo. Los7as niños/as mayores pueden hacer más cosas, pero siempre es importante ir dándoles tareas que pueden dominar y no reprimendarles si cometen errores. Recuerda, es un proceso de aprendizaje y queremos que sea divertido para ellos, no infundirles miedo o crearles ansiedad.

2. Planificación de un menú- Los niños pueden implicarse en la planificación del menú y la elaboración de la lista de la compra.
Selecciona las opciones. Si le preguntas: "¿Qué debemos tener en la despemnsa para la cena esta semana?" Puede que recibas sugerencias que no son ni sanas ni posibles. Pero si les preguntas, "¿Qué comemos hoy? ¿Pasta o croquetas de mijo?" O "¿Prefieres brócoli o judías verdes?" Es más fácil para ellos elegir. Siempre ofrece opciones que te parecen bien, así cuando tu hijo/a decida, puedes decirle "es una buena elección, carinyet" y hacer que se sientan bien acerca de sus habilidades para tomar decisiones. Deja que cada niño/a escoja una comida para la semana y que se sientan incluidos/as en la planificación familiar.
Crea una lista de compra que te permita explicar a tus hijos la diferente variedad de verduras, legumbres, cereales.... Asegúrate de incluir opciones saludables para bocadillos (pan integral, paté de olivas, cremas de frutos secos, por ejemplo). Explícales por qué ciertos alimentos no los incluyes en la lista por falta de presupuesto, de espacio de almacenamiento o porque no son necesarios para alimentarse.
Al caminar por el supermercado o en el mercado local de agricultores, habla con tus hijos acerca de las diferentes frutas, verduras y otros ingredientes que ves. Explícales por qué es importante comprar alimentos locales y ecológicos. Que utilicen sus sentidos para ver, oler y tocar (y probar frutas o alimentos elaborados artesanalmente).

3. Seguridad en la Cocina-
Hay un montón de peligros potenciales en la cocina: desde el horno caliente hasta cuchillos afilados. Mantén a los más peques lejos del horno y de los cuchillos y dales tareas que sólo requieren herramientas seguras como cucharas, batidoras manuales y espátulas. Enseña a los/las más mayores la forma correcta de manejar cuchillos y aparatos eléctricos. Ésta es también una oportunidad para enseñar higiene. Asegúrate de que se laven las manos y se rcojan el pelo largo antes de hacer cualquier otra cosa. Da un buen ejemplo al hacerlo tú antes.

4- Lecciones de Nutrición-
Con las crecientes tasas de obesidad infantil  que se dan y las enfermedades que aparecen en edades cada vez más tempranas, es más importante que nunca enseñar a los niños/as una nutrición adecuada. Ayudarles a ser conscientes de lo que comen y desarrollar hábitos alimenticios más saludables les guiará en el camino correcto hacia la buena salud. Los/las niños/as son más propensos/as a comer alimentos saludables cuando se les da cancha en la elección de alimentos y nos ayudan a hacer los platos. Mientras que trabajamos juntos/as en la cocina, se les puede enseñar por qué algunos alimentos son más saludables que otros, los tamaños de las raciones adecuadas y demostrar que la comida sana también puede ser deliciosa.

5. Otras lecciones-
Tener niños/as que ayuden en la cocina les da muchas oportunidades para mejorar habilidades múltiples. Los niños/as pequeños/as pueden aprender los colores y las formas con diversas frutas y verduras. Pueden aprender habilidades matemáticas contando o midiendo ingredientes y aprender a decir la hora configurando el temporizador. Haga que los niños/as lean los ingredientes en las etiquetas o las instrucciones de las recetas para mejorar su lectura y vocabulario. Dales una lección de geografía, haciendo platos étnicos de diferentes países y que aprendan sobre diferentes culturas y sus dietas.
Los niños/as también necesitan aprender que hay más tareas que hacer que sólo la cocción de la comida. Enséñales responsabilidad al tener que ayudar a limpiar lo que se ensucia durante la cocción y a poner los alimentos en la nevera o en los estantes. Los niños/as pueden ayudar a quitar la mesa, lavar y secar los platos o cargar el lavavajillas. Lo mejor es que tus hijos/as se diviertan mucho, que no se dan cuenta de que en realidad están aprendiendo.

6. Sed creativos/as y divertíos
Deja que tus niño/as usen su imaginación y sean creativo/as. Si quieren mezclar los espaguetis y la piña en una salsa, dales una oportunidad. ¡A lo mejor está muy bueno, nunca se sabe!. Permite que los niños/as elijan los ingredientes para su pizza o postres.

7. Comed juntos/as
Lo más importante que puede surgir si tus niños7as te ayudan en la cocina es la unión. Nada es tan precioso como una familia unida y comer juntos/as es muy importante. Numerosos estudios muestran que las familias que comen juntas son más sanas y son más felices. Sentados/as alrededor de la mesa, hablar de cómo ha ido el día, aunque sólo sea el de los adultos/as es vital.
Los alimentos pueden alimentar nuestros cuerpos, pero el tiempo empleado en la cocina creando comidas y la unión con los seres queridos nutre nuestras almas. Haz que tus niños/as pasen más tiempo contigo en la cocina y desarrollarán habilidades a la par que valiosos recuerdos que durarán toda la vida.


martes, 22 de septiembre de 2015

"En los pueblos tenemos menos cosas pero la calidad de vida es mejor, si la sabes vivir"

Entrevista a Teonila Porro Relea, campesina y residente en el pequeño municipio palentino de Villamoronta.

Foto de Carlos Sieiro del Nido

Teonila es una de esas mujeres que creen que ser campesina no es solo una profesión, sino un modo de vida. A sus 72 años, continúa el legado de sus ancestros cultivando la huerta y produciendo sus propios alimentos tal y como le enseñó su padre. Sus arrugas son los surcos humanos que cuentan su experiencia de vida, la historia de una mujer que apostó por el campo y el medio rural, no solo como una forma de sobrevivir, sino como una opción de vivir digna y coherentemente. Además, es una defensora convencida de la calidad de vida del mundo rural. Teonila es simplemente una de esas personas que merecen contar su historia y ser escuchadas, puesto que su sabiduría no es otra que la de una mujer luchadora en un mundo empeñado en demostrar que su opción de vida no es la más válida.
Teonila, fue la segunda de cuatro hermanos de una familia campesina ubicada en el municipio palentino de Villamoronta, uno de esos pueblos que, como tantos otros, se ha ido empequeñeciendo con el paso de los años. Villamoronta tiene una economía básicamente agraria y ganadera, con 267 habitantes, en su mayoría población envejecida y donde la más joven no encuentra su lugar, un ejemplo más de la crisis en la que se encuentra el medio rural. Sin embargo, a diferencia de otros pueblos de su alrededor, Villamoronta aún mantiene servicios básicos como una tienda de comestibles, una carnicería e incluso una escuela primaria e infantil, de las pocas que aún se mantienen en la zona. La jota de Villamoronta, la danza tradicional de Tierra de Campos, es una de las más conocidas dentro del folklore palentino y hoy en día son muchos los y las danzantes que mantienen esta tradición con la misma esperanza con la que Teonila planta sus semillas.
Ella, desde su infancia, veía como su padre sembraba la huerta que durante generaciones no había dejado de dar verduras y hortalizas. Teonila y su familia, han vivido por, para y junto a esa tierra que les ha dado de comer. Además, también cuidaban de algunos animales y su padre regentaba una pequeña cantina. Se trataba del minifundio, ese pequeño capital formado con un poco de esto y un poco de lo otro y que Teonila continúa reivindicando en un mundo donde según ella "necesitamos mucho y tiramos mucho también".
A los 20 años, dejó su pueblo y se marchó a trabajar a Santoña, una pequeña ciudad de la provincia de Cantabria. Teonila decidió ir sin pensarlo mucho, puesto que por aquel entonces ella y sus hermanos tenían la idea de salir del pueblo donde ya sabían lo que les esperaba. Tras casarse y vivir en diferentes ciudades junto a su marido, guardia civil de profesión, Teonila decidió separarse y volver al pueblo junto a sus hijos. "Como allí no había dónde ganar un duro y sobrar no sobraba nada, sobreviví con la huerta. Volví a cultivar lo que me habían enseñado, conocía el oficio y no me costó nada integrarme". Así resume Teonila su vuelta al campo, del que dice se fue siempre con la idea de volver. Además de la huerta, Teonila decidió cuidar de algunos animales y con ello su vida económica mejoró. Esta mujer campesina descubrió que, al producir por sí misma las cosas que necesitaba, podía mantener a toda su familia.
Me encuentro con Teonila un domingo de mayo cuando las plantas de tomate de su huerta empiezan brotar. A primera vista, Teonila rompe los moldes de su edad ya que tal y como me habían contado parece una mujer fuerte, optimista y sobre todo activa. Antes de comenzar a charlar me enseña con orgullo su huerto y con un poco de resignación me dice que en otros tiempos cultivaba toda la parcela pero que ahora solo planta un pedazo de tierra, lo suficiente para tener hortalizas y verduras para su familia durante todo el año. La huerta de Teonila está situada junto a su casa, una casa grande, con su bilbaína y su espaciosa cocina y con un gran ventanal en el salón desde el que puede vigilar que los pájaros no arruinen su cosecha. Había oído hablar de esta mujer por su participación en el banco de semillas de Amayuelas de Abajo, ella era una de las campesinas que había llevado algunas de las semillas autóctonas que había plantando una y otra vez durante toda su vida. En el banco de semillas las plantas de Teonila tendrán asegurada su supervivencia y se convertirán así en el testigo de la sabiduría y la fortaleza de esta campesina cuando ella ya no esté. Teonila me advierte que posiblemente se emocione, pero su gran sonrisa me da a entender que no lo dice desde el pesar, sino desde la seguridad de alguien que ha sido feliz con lo que ha tenido.

¿Lo que producía en la huerta era solo para consumo propio?
•También vendía o lo intercambiaba con las vecinas. La gente solía sembrar para su autoconsumo, pero mi padre solía vender una parte, los pepinos en verano, por ejemplo. No había tiendas como las de ahora que tienen de todo, no había las frutas y verduras que hay ahora, la comida se vendía a granel: el azúcar, el aceite, la sal... Yo, cuando llegué, empecé a vender lo que me sobraba, las vecinas me decían: "¿nos vendes un par de tomates?". Luego empecé a sembrar más y con ello a vender una parte de mis productos. Después llegaron las tiendas y los mercados, la gente empezó a cambiar, empezó a comer otras cosas y yo fui vendiendo cada vez menos, pero lo he hecho hasta que físicamente he podido. De esta manera he contado con ingresos económicos y he tenido lo necesario para vivir bien".

       ¿Qué ha supuesto para usted pasar casi toda su vida cultivando la tierra?
         Decidí marcharme del pueblo aun sabiendo todo lo que dejaba detrás. Entonces empecé a vivir una vida muy diferente a la que había tenido hasta ese momento, siempre en contacto con la tierra. Mi vida fue el oficio de mi marido, que no tenía nada que ver con la agricultura. Pasé 30 años viviendo con él, tenía 50 años cuando me separé y decidí volver al pueblo y me incorporé otra vez a la vida de la agricultura. Tenía las tierras y la huerta y me gustaba. Para mí no fue ningún bache, yo no he sufrido ningún drama por venir de una vida holgada con mi marido, donde no hacía mas que hacer la comida y cuidar de mis hijos. No me costó trabajo incorporarme otra vez, no me da vergüenza coger el saco para ir a por leña o para ir a por maíz para los pollos, a mí nada me ha ahogado en la vida, todo lo contrario".

        ¿Disfrutabas trabajando la huerta y el campo?
         Siempre he disfrutado. Hay otros que reniegan de los trabajos del campo, pero yo no, jamás, todo lo contrario, he disfrutado y lo sigo haciendo. Yo voy ahora a dar un paseo al campo y me quedo embelesada mirando los trigos, viendo el maíz, observando cómo se trabaja ahora. Y... ¡los ojos ven tanto!... a veces bueno, a veces malo.

         Usted vive en Villamoronta, el pueblo donde nació. Mucha gente cree que la vida en el mundo rural es monótona y aburrida. ¿Usted qué opina? ¿Cómo ha sido su experiencia?

         Sí que es verdad que muchas personas de mi época salimos del pueblo porque no había vida laboral, no había industria. Una vez que te casabas, la única opción era el campo. Pero las generaciones de ahora dicen: "El pueblo no es para mí". Yo jamás me he aburrido en el pueblo, todo lo contrario. Incluso cuando dejé el pueblo me fui con el plan de volver. Es verdad que a veces sí que se te pasa por la cabeza que el pueblo es un aburrimiento. Pero vives en una casa, no es cerrado, tienes el patio, la huerta, sales a dar paseos al campo o también puedes ir a las actividades que se organizan para la gente del pueblo, yo me he apuntado a clases de gimnasia, por ejemplo.
         
         ¿Cree que aún hay ciertas necesidades de los pueblos que no están cubiertas?
         Nosotros tenemos médico todos los días menos uno a la semana, hay actividades: gimnasia, labores, pintura... Pero también nos van quitando cosas, el autobús público venía al pueblo antes todos los días, ahora viene únicamente dos, eso te quita mucha autonomía. Te dicen: "Todo el mundo tiene coche", pero los que no tenemos coche, la gente mayor, por ejemplo, ¿qué hacemos? Se quejan porque a veces solo lo utiliza un viajero, pero lo necesitamos. Si quieres ir al dentista, por ejemplo, tienes que poner la cita uno de los dos días que pasa el autobús y ,claro, es muy limitado. No hay las cosas que encuentras en la ciudad, lugares donde hacer actividades de ocio, un cine, por ejemplo. Aquí se tienen que poner de acuerdo tres o cuatro personas para ir a la ciudad a hacer esas cosas y, claro, ya te desmoralizas, te deja de importar el no hacer esas cosas porque cuesta mucho hacerlas. Hablemos del futuro del mundo rural, ¿usted que opina? 
    
         ¿Tiene esperanza?
         La agricultura y la ganadería que hay son de explotación intensiva y no crean empleo. La tierra está en pocas manos, toda está comprada, pero no da trabajo a una población joven que se marcha. Antes la gente tenía su pequeño minifundio, todo el mundo tenía su pequeño capital: un par de mulas, unas pocas vacas, algo de remolacha... y la gente podía vivir, vivíamos. Yo, si tuviera veinte años ahora, desde luego que sabiendo lo que sé, hubiera montado una granja de gallinas, una plantación de fresas o cualquier otra historia, todo con vistas a hacer una inversión en la tierra. Yo, si tuviera veinte años, invertiría aquí, no me cogería el toro desprevenida."

         ¿Qué le parecen las nuevas personas pobladoras que deciden dejar la ciudad e iniciar una nueva vida en el campo?
         A mí me encanta. Descubren que hay más tranquilidad y que hay vivienda a pesar de que han dejado caer muchas de las casas que antes estaban ocupadas. Con su experiencia de vivir en la ciudad y después venir al pueblo, pueden hacer entender que el pueblo no es algo malo, que se puede vivir con menos que en la urbe. Hay gente a la que le da vergüenza decir que es de pueblo, yo jamás lo he negado. Soy de pueblo y ¡poco bien se vive aquí! Dicen que no tenemos cultura, pero no saben que tenemos una cultura que vale más. Yo apenas fui a la escuela, cada vez que tengo que rellenar un documento tengo que pedir ayuda, pero sé hacer algo fundamental, sé producir la comida, a eso no me gana nadie. Cuando hablaban de la ciudad, de la industria, de todo lo que se producía, yo me quedaba pensando. Al final llegaba a la conclusión de que ellos eran los que ganaban dinero, sí, pero con el hierro no se come, se come con lo que se hace en el pueblo. 

         Siempre me he preguntado por qué la gente respeta un puesto de trabajo en la ciudad y no en el pueblo. En el pueblo soy yo, tengo más independencia, más libertad y eso hay que valorarlo también.

Me despido de Teonila con la promesa de volver a verla cuando las plantas de su huerto hayan dado su fruto. Confío en que cuando nos volvamos a ver, Teonila siga manteniendo la fortaleza que demuestra a cada paso. Esta mujer campesina aún no ha decidido tirar la toalla y lo hace demostrando que su forma de vida, basada en el autoconsumo, en el apego a la tierra y en la vivencia de lo rural no es solo una forma de sobrevivir, sino sobre todo de vivir.


Entrevista hecha por Violeta Aguado Delgado (Revista Soberanía Alimentaria)