domingo, 1 de enero de 2012

LA CONDICIÓN ÚNICA DE LA FELICIDAD (G.OHSAWA)


Hasta la edad de 70 años, y durante cincuenta años, no he dejado de caminar sobre una vía única, y me encuentro en un estado extremadamente calmo y gozoso: el Séptimo cielo. El universo del desarrollo infinito no se nos escapa nunca. Tampoco está muy lejos de nosotros. ¡Aseguraos de ello y ascended lentamente la vía única hasta su cima!

1. Existen diferentes métodos para iniciar una vida feliz. La mayoría de estos métodos provienen de Extremo Oriente y son espirituales y van desde el entrenamiento ascético de las diferentes religiones hasta técnicas gimnásticas físicas como el yoga…existen numerosos métodos científicos occidentales pero hay pocos que tengan como meta la felicidad. Un sabio suizo, Hilty, ha denominado su método: “La Felicidad”…

Pero se trata de una cultura espiritual, cristiana y moral que es difícil de aplicar a la perfección salvo para algunos.

Los métodos que afirman que podemos establecer la felicidad en una vida material mediante la revolución social o mediante acciones violentas emiten cheques sin provisiones. Muchas personas entenderán esto antes o después.

Aún no hemos encontrado el modo científico para obtener la felicidad, más bien al contrario. Lo que llamamos “una vida feliz” no puede existir a través de la ciencia.

El fin de la civilización científica se acompaña de la ruina de la humanidad entera en la guerra termonuclear.

A pesar de esto, sabéis que nunca menosprecio la revolución científica ni la revolución social. Y así, muchos afirman que soy un hombre que toma parte en la revolución científica y social. Y yo puedo afirmar con claridad que no soy un hombre contrario a las revoluciones sociales, ni a las civilizaciones, ni al desarrollo de la ciencia. Mantengo un gran respeto incluso hacia la invención de la bomba atómica. ¡Igualmente admiro la grandiosa guerra termonuclear!


Soy el hombre que aplaude tanto cualquier creación, como cualquier destrucción. No dudaría nunca en cooperar mediante cualquier esfuerzo, aunque sea vano, si la meta fuera obtener la libertad infinita y la felicidad eterna.

No dudaría en ofrecer toda mi admiración, aún incluso hacia el médico conformista que se gana la vida chupándole la sangre a los más lamentables e ignorantes esclavos del mundo. Y ateniéndome razones más fuertes, ofrecería mi simpatía y mi piedad a estos conformistas de bajo juicio que juegan un papel político dependientes de una ciencia determinada y de una medicina determinada.

Y a pesar de ello, estoy muy satisfecho de no haber seguido el juego de estos políticos y médicos, ni de estos revolucionarios. A decir verdad, y con creces, he nacido dotado de un carácter trágico, encabezando un movimiento revolucionario catastrófico y sensacional. He heredado el carácter de mi madre que murió muy joven.

Ella murió después de seguir al 100% y valientemente un modo de vida fundamentado en la nueva ciencia. Yo conservo firmemente este espíritu de mi madre, incluso en el presente, a la edad de setenta años. Pienso que todos los chicos viven con el espíritu de su madre en cuanto a energía se refiere. La influencia del padre es extremadamente menor. Hice, de hecho, hace veinte años un poema alabando a mi madre. Y aún hoy en día vivo dentro del espíritu de este poema. Así, todas mis palabras y mis realizaciones desde hace setenta años han sido la única realización de este espíritu de mi madre.

Para describirlo en una sola palabra, es el comportamiento de quien tiene hambre y sed de Justicia.


Vivo de la mañana a la tarde, y por la noche en mis sueños, sin estar separado ni un instante de mi madre. He vivido realizando en cada instante todas las metas de mi madre, y esto durará hasta el fin de mi vida. Mi madre ha atravesado su pobre vida considerando con todos sus esfuerzos que la civilización científica, la medicina y la higiene moderna eran la justicia. Todos los japoneses creen que la ciencia occidental enseña la justicia y las cosas más esenciales de la vida tal y como lo hace la filosofía de Extremo Oriente, si bien, en realidad, los métodos occidentales son mayormente técnicas.

2. En China, la definición de la felicidad se extiende a cinco condiciones:

1- la longevidad

2- el desapego del dinero: no estar atado a la riqueza

3- la certidumbre

4- amar el cultivo de la propia virtud y personalidad

5- pensar sin cesar en hacer algo más grande y más maravilloso: restablecer la salud del propio cuerpo – restablecer el orden en la propia familia – establecer un gobierno pacífico – guiar correctamente al mundo hacia la justicia.

¡La felicidad occidental es completamente diferente de esta felicidad!

El gran Diccionario de Webster, el Larousse y el Littré lo explican extensamente y sus conclusiones son sorprendentes:
1. es lo que no podemos obtener en este mundo
2. la suerte
3. lo que llamamos felicidad no existe sobre la Tierra, etc…


Mi conclusión sobre las definiciones de felicidad en Occidente son:
1. riqueza
2. riqueza
3. riqueza
4. riqueza
5. ¡riqueza!

Resumiendo, es el dinero.

El oro, el dinero, la fortuna, los tesoros que Jesús despreció se han convertido en los aspectos más importantes del mundo y los más preciados. Así, es natural que la ciencia se haya convertido en el estudio más prestigioso, la industria en la actividad más poderosa, y que hayan guiado a la humanidad hacia la guerra. Es decir, en Occidente, la cuarta de las siete etapas del juicio se ha convertido en el juicio más elevado.

El cuarto juicio no es malo, pero si Occidente accedíera al 5º y al 6º, y sobre todo al 7º, la ciencia en sí misma se volvería mucho más maravillosa.

En cambio, el Lejano Oriente que enseña en primer lugar el 7º juicio, considerando los seis otros como poco importantes, ha sido colonizado totalmente por la civilización occidental, tal y como podemos apreciar actualmente.

Sin embargo, en Japón, el 3er juicio es desarrollado con notoriedad. En cuanto al amor, su fundamento está basado en la ley del 7º juicio: o todo o nada. Hasta las canciones populares dicen: " ¡ No temas, estoy contigo hasta si hay que ir al fondo del infierno! "

Paul Claudel, cónsul francés en Oriente, dejó una colección extraordinaria de este género de canciones populares traducidas.


Todos los amores modernos son como el amor de la 1ª etapa, como el amor del plancton de las amebas, o del 2º, como el gato o el perro: amor sexual y espontáneo.

Mientras no tengamos la pasión de vivir hasta el fin el amor de la 1ª o 2ª etapa, no podemos realizar la de la 3ª o 4ª etapa.

Amar, es hacer feliz a tu compañero/a, y la felicidad de la que hablo, es la libertad infinita, la justicia absoluta, la felicidad eterna. Este amor, convertido en lo más profundo hasta su fin, es el amor de toda la humanidad, de todos los animales, de todos los vegetales, es el amor universal tal y como Erasmo lo describió, es el amor de la 7ª etapa. Entonces, si no habéis probado la alegría de amar a una sola persona con todo vuestro corazón, con todas vuestras fuerzas, no lograreis imaginar la alegría infinita del amor de la que habla Erasmo; es decir, el amor o la tristeza universales. Es evidente que no se logre comprender esto sin haber experimentado la tristeza profunda e insoportable que provoca ser traicionado por tu pareja.

Quien no comprende tal tristeza trágica y quien verdaderamente no ha amado jamás a nadie, solo conoce el amor del plancton, de la 1º etapa.

Durante la primavera, nos enamoramos: es un efecto maravilloso de la polarización yin-yang del 6º cielo. Este amor debe desarrollarse hasta el amor ilimitado, infinito y absoluto. Pero muchos paran este desarrollo y se fijan el amor de la 1º o de la 2º etapa.

Si queréis descubrir el carácter verdadero - o el juicio de una persona, observad sólo su comportamiento en el amor.

La condición que pongo como la más grande y más auténtica para la felicidad, no es la de la definición china, la de Hilty, ni la de Descartes, ni la de Schopenhauer, ni hasta la de Erasmo. Valora en una palabra:

"Ser humano/a".


Es el establecimiento de la libre voluntad. Ser humano/a significa que se ha controlado la espiral logarítmica del orden del Universo, a lo cual me he dedicado toda mi vida. Los diferentes aspectos de este mundo son debidos a la diferenciación del aspecto UNO infinito, de lo absoluto. El origen de las personas, es el alma universal o Espíritu, cuya función es la memoria, el juicio, la voluntad.

Las seis etapas que se manifiestan entre el mundo no diferenciado y el mundo diferenciado son la vía de la espiral logarítmica eterna, en las que el hombre debe efectuar una ida y vuelta.

Es decir, la felicidad del hombre, es exactamente reconocer la nacionalidad de su país natal: el 7ª cielo, el infinito. Es reconocer claramente el sentido de la Unidad, sentir que el alma es UNA, que todo en el mundo es indivisible, aunque el ser humano sea diferenciado y su cuerpo sea dividido en billones y billones de individualidaes. Es el sentido de la unidad, el diseño de la identidad de la humanidad y la unificación del mundo entero.

Cuando se llega a este punto, ya no hacemos distinciones entre nosotros y los demás, y en este preciso momento ya no hay separación. En el mundo entero todos se reunen en uno solo, los otros dejan de existir: ya no hay luchas, ni celos, ni rencor, ni envidia. Si sentimos lástima o pena hacia alguien esto significa que somos dualistas, exclusivos!

SIEMPRE HE DICHO QUE L@S MACROBIÓTIC@S DEBEN SER INSEPARABLES.


Quienes respiran el mismo oxígeno, se calientan con la misma luz, beben de la misma fuente, viven alimentándose de la leche y de la sangre de la misma tierra, de la misma madre-matriz, son hermanos y hermanas, y la relación entre hermanos y hermanas, que no fue enlazada por la violencia o por la ley no podrá ser rota por ellas. ¡Aún con razones, la relación entre padres e hijos, entre compatriotas, entre marido y mujer, entre maestro y discípulo, entre amigos del alma, no puede romperse en una vida entera! Aunque las opiniones y las ideas se opongan, lo que es sólo una contradicción de los juicios más bajos hasta el 6º, pero en el 7º juicio es imposible oponerse, ni ateniéndonos a cualquier motivo, separarnos.

En el mundo del 7º juicio, no hay posesiones, ni separación, ni desesperación, ni juramentos, ni deberes, ni derechos. Es un mundo sin contrato, es el mundo de la Libertad, el mundo de la identidad de sí y de los otros, es UNA alma para billones de individuos. El que habla de oposición y de separación es un oportunista y un dualista. Reconoce así su ignorancia de lo absoluto y del infinito.

¡AMIGOS MACROBIÓTICOS DEL MUNDO ENTERO! ¡AMIGOS, MARCHAD JUNTOS SOBRE EL CAMINO DE LA LIBERTAD INFINITA, DE LA FELICIDAD ETERNA Y DE LA JUSTICIA ABSOLUTA, UNIDOS POR UNA OPCIÓN EXTREMADAMENTE RARA EN LA GENTE. EVITAD LA DESUNIÓN, NO OS ABANDONÉIS LOS UNOS A LOS OTROS!

No hay que dejar a un amigo, incluso si es extremadamente incomprensivo, porque la libertad infinita, la justicia absoluta, la felicidad eterna son UNA. Es el cielo del monismo. Si abandonáis vuestros amigos, familia, maestro, esto significa que emigráis al mundo de la oposición, al mundo del bajo juicio y del dualismo. ¡Jamás abandonad, incluso si lucháis u os peleáis terriblemente!

Un hermano será siempre un hermano, hasta después de su muerte. Si se encuentran defectos en los amigos, sólo hay que buscar la explicación para que puedan comprender el motivo. Si no llegáis a convencerlos, esto quiere decir que todavía no habéis alcanzado el 7º juicio, que os corresponde redoblar vuestros esfuerzos.

Hasta por un vaso de agua o un tazón de arroz, el reconocimiento es siempre el reconocimiento. ¡Si no se devuelve diez mil veces, esto crea una deuda eterna, somos ingratos arrogantes, exclusivos! Es el maestro ISHIZUKA quien me salvó de una enfermedad mortal, y me dediqué toda la vida a salvar diez millones de existencias para demostrar esta gratitud: UN GRANO, DIEZ MIL GRANOS. Para mí, diez mil o un millón no son conlllevan diferencias. Para mí, diez mil personas significan el mundo entero. Un grano, diez mil granos, no es en realidad el reembolso de la libertad, de la justicia. Sólo, los que siguen esta vía de " Un grano, diez mil granos " pueden obtener el ser ciudadanos del país de la Libertad Infinita, de la Felicidad Eterna, de la Justicia Absoluta.


Estas reflexiones sobre la condición única de la Felicidad se ha extendido más de lo que quería. Es a causa de mis torpezas de expresión. Hay que decir también que es triste, que esta condición única de la felicidad haya tenido que ser descrita de modo negativo y pasivo, con frases que comienzan por " no hace falta "!

¡ La vía de la macrobiótica y del HE PODIDO, a la que he dedicado toda mi vida, no es una disciplina que contiene " no hace falta ", a manera de los diez mandamientos de Moisés!

Mi vía es sin condiciones e ilimitada. Empeño mi orgullo en no emplear palabras imperativas. La única condición, o la obligación, o la disciplina más o menos obligatoria de la práctica macrobiótica es: " MASTICAD BIEN ".

Sin embargo, como en una disciplina moral, os digo " no lo dejéis, no hay que abandonar". Es evidente que es una recomendación absolutamente inútil para la gente del 7º juicio.

De hecho, esta condición es completamente inútil: sólo hay que dejar hacer a los que quieren irse.

Los que dejan esta vía monista y única, son unos dualistas, habitantes del mundo del plancton y de los animales. Lentamente, uno tras otro, subirán al 7º cielo, después de haber malgastado varios cientos de millones de años. Es absolutamente inútil recomendarles imitar a la gente del 7º cielo, esto sería absurdo e ineficaz. Esto puede ser útil sólo para los que están muy cerca del 7º cielo y lo distinguen como una luz en la noche sombría.

La macrobiótica es eficaz por sí sola.

No fiarse de la eficacia de la macrobiótica es un castigo normal para los que no la practicaron seriamente durante diez años. Hacer una sola vez una desviación borra toda la eficacia de la práctica precedente. Una persona de bajo juicio a menudo concluye que la macrobiótica dialéctica del HE PODIDO, es la cristalización del 7º juicio, y esto es un pensamiento simplista e infantil, y es sospechoso, ya que no es susceptible de un estudio experimental preciso. Esta opinión precisamente es el reflejo de una arrogancia simplista e infantil.

La física nuclear, al fin de un estudio experimental preciso, logró determinar que la unidad fundamental del Universo fue formada por protones, neutrones, electrones, etc. Es decir dualismo, pluralismo! ¡Y hela aquí al borde del suicidio! Es la historia y el fin de un largo viaje sobre el camino de los juicios bajos. La ciencia sabe esto, ahora. Tiene el deseo profundo de alcanzar pronto el monismo.

Georges Ohsawa

No hay comentarios: