jueves, 19 de mayo de 2011

GNOQUIS ROJOS VEGANOS (sin patata, sin tomate, sin queso...)



Marchando una nueva macrobiotización, esta vez con origen en Italia, como parte de mi antepasados ya que tengo raíces maternas y paternas en el sur de Italia, concretamente en Nápoles y en Sicilia, y por ello, elegí esta receta, que es un plato tradicional del noreste italiano que luego se ha difundido a otras regiones.

Un poco de historia:
El origen de los gnoquis de patata obedece a un motivo económico ocurrido en la Italia —aún bajo regímenes feudales y semifeudales— durante el siglo XIX, más precisamente hacia 1880.

Los signori (señores feudales) solían ser los dueños de los molinos en donde los contadini (campesinos) molían el trigo para hacer harina de frumento (trigo) con la cual preparaban sus pastas, en cierto momento los signori decidieron aumentar las tasas de los precios que los contadini pagaban para poder moler el trigo. Ante el repentino encarecimiento de la harina de trigo, los campesinos italianos experimentaron exitosamente con un sustituto de la harina: el puré de patatas.

¿Por qué sin carne, sin lácteos, sin patata y sin tomate?
En macrobiótica evitamos las patatas por ser una solanácea, lo mismo que los tomates, las berengenas o los pimientos, especialmente fuera de su estación, que es el verano, y si hay propensión a problema de huesos o piedras, ya que al contener el alcaloide solanina pueden crear toxidad en el organismo, así como desequilibrios en el nivel del calcio. Los alimentos solanáceos pueden extraer sutilmente el calcio de los huesos y depositarlo en las articulaciones, riñones, arterias y otras zonas del cuerpo. En una dieta a base de carne y lácteos, la proteína de la carne (acidificante) ha de ser alcalinizada por los minerales; los alcaloides presentes en las patatas y los tomates pueden colaborar en retener el alcalinizante calcio de los productos lácteos o en extraerlo de la sangre y de los huesos, depositándolo en los tejidos blandos en forma de calcificaciones. (1)

Presento pues, esta alternativa vegana y sin solanáceas, a los clásicos gnoquis de patata con salsa de tomate, carne y queso rallado: LOS GNOQUIS ROJOS, APASIONADOS, ESTIVALES Y SABROSONES.

Ingredientes:


Para gnoquis sin patata para 4 personas:
  • 1 taza de polenta
  • 1 taza de harina de espelta
  • 5 chirivías
  • sal marina
Para la salsa de tomate sin tomate
  • 1 remolacha
  • 5 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 250 gramos de seitán
  • aceite de sésamo
  • 1 cucharadita de café de pasta de umeboshi
Receta masa 1 gnoquis:

 1. Hervir la polenta en tres tazas de agua con una pizca de sal, removiendo constantemente para que no se pegue.
2. cortar la chirivías en rodajas y hervirlas en poca agua con una pizquita de sal hasta que estén tiernas
3. mezclar la polenta, las chirivías y la harina de espelta hasta formar una masa compacta


4. Humedeceos las manos y coged bolitas de masa con las que formar tiras como las que véis en la foto a continuación:


5. Y con estas tiras, haced mini bolitas a las que practicaréis una hendidura con la ayuda de un palillo y rayitas. Pincelad una fuente con aceite de sésamo y disponed los gnoquis para hornearlos unos 20mn:



 6. Para hacer la salsa, cortad las cebollas a medias lunas finas, la zanahoria y la remolacha a daditos y saltead la cebolla en un poco de aceite de sésamo unos minutos hasta que quede traslúcida. Añadid el resto de ls verduras, el seitán rallado, cubrid con agua y saltead durante 30mn más, tapado y a fuego lento.
Aliñad con la pasta de umeboshi al final y trituradla.


La salsa me gusta, pero no me convenció del todo este primer intento ya que aunque estaba bueno,  la textura era más adecuada para una masa. De hecho, lo que sobró, acabó en base para una delicios pizza que hice también con las sobras de las verduras y tofu ahumado.

La textura de los gnoquis es gomosa, y pensando, se me ocurrió que haciendo la masa con arroz glutinoso, podría quedar mejor, me acordé de la receta del dango, que tiene esa misma textura, probé adaptarla para masa de gnoquis y así quedó el segundo intento: PERFECTO!!



Receta masa 2 para gnoquis: 
100g de harina de arroz integral
100g de harina de arroz dulce integral
100cc de agua caliente
sal marina

1. Juntad todos los ingredientes y amasad bien.
2. Repetid el mismo proceso descrito en los puntos 4 y 5 de la receta de la masa 1.
3. El color rojo tan bonito es el resultado de tintar los gnoquis con el líquido de la cocción de la remolacha.

QUE APROVECHE!
BON PROFIT!


Bibliografía:
(1)- El poder curativo de los alimentos, Anne Marie Colbin.

1 comentario:

Reitxu dijo...

Qué buena idea!! seguro que los hago! =)