miércoles, 27 de abril de 2011

ALBÓNDIGAS DE AVENA CON SALSA DE MISO BLANCO-FRAMBUESAS y CREMA DE CASTAÑAS A LA NARANJA


Algunas personas nos divertimos adaptando recetas tradicionales a la macrobiótica y demostrando que el placer sensorial no está reñido con los ingredientes saludables. (Ver: http://agnesmacrobiotica.blogspot.com/2010/09/gastronomia-catalana-adaptada-la.html )
También nos divertimos compartiendo diferentes versiones de un plato escogido cuyos ingredientes principales no queremos tomar en las "MACROBIOTIZACIONES" a través de Facebook y de Macrobiotica.ning. Si queréis ver todas las convocatorias, podéis ir a: http://macrobiotica.ning.com/group/reciclaje

Esta vez, la receta propuesta `para ser transformada ha sido: Albóndigas de Queso, Romero y Salsa de Frutos Secos, elaborada con los siguientes ingredientes: 500 gr carne picada de cerdo, pan rallado, una cucharada de romero, 75 gr de queso tipo cheddar, sal, aceite

Para la salsa: 100 gr de azucar, 75 ml de agua, 75 gr de frutos rojos, 1 cucharada de mermelada de arándanos, una pizca de sal

Es decir, una bomba de ingredientes extremos mezclados en un plato resultón pero nada aconsejable. Así que, manos a la masa y a "humanizar", "comestibilizar", "veganizar" y "macrobiotizar" las albóndigas.

Yo he preparado dos versiones ya que el título sugiere "salsa de frutos secos" pero los ingredientes de la salsa son "frutos rojos".

El principal reto ha sido obtener un cierto regusto a queso cheddar y no recurrir al tofu como sustituto pues el tofu, aunque bien cocinado está muy rico, solo tiene en común con el queso el color, y aún...El sabor "subliminal" a queso lo he conseguido mediante la fermentación de los copos de avena con las pipas y el miso. Es un truco que aprendí hace muchos años...y solo he tenido que "tunear" la receta base de la masa para las albóndigas. Las salsas son una creación inédita y personal para acompañarlas.

1- ALBÓNDIGAS DE AVENA CON SALSA DE FRAMBUESAS


Ingredientes para las albóndigas:

- 3 tazas de copos de avena finos
- 1 taza y media de agua
- media taza de pipas de girasol sin tostar
- 2 cucharadas  de café de mugi miso
- media cucharada de café de romero muy picado o una pizca de comino en polvo (no mezclar el comino y el romero juntos. Son para hacer albóndigas de diferentes sabores)
- aceite de sésamo


1a. mezclar los ingredientes de la masa para las albóndigas salvo el ceite en una ensaladera con 1 taza y media de agua tibia en la que se ha infusionado una rama de romero.
1b. mezclar los ingredientes de la masa para las albóndigas salvo el ceite en una ensaladera con 1 taza y media de agua tibia y un poco de comino en polvo.

Nota: para mi gusto, la salsa de frambuesas queda mejor con el romero y la crema de castañas con el comino.


2. cubrir la ensaldera con una película plástica y colocarla sobre un lugar tibio (aquí arriba, sobre el radiador).
3. dejar que el preparado fermente durante 2 o 3 días, hasta que quede ligeramente ácido.
4. untar una bandeja para horno con un poco de aceite de sésamo, formar las albóndigas y cocinarlas durante 30mn.


Ingredientes para la salsa frambuesas:

- 25 frambuesas
- 1 cucharada sopera de shiro miso (miso blanco)
- 1 cucharada de café rasa de melaza de arroz
- 1 cucharada de café de aceite de oliva virgen

- diluir el miso en un poco de agua muy caliente, añadir el resto de los ingredientes y hacer un puré.

ASÍ ME QUEDÓ EL PLATO FINAL:


- Algunas albóndigas las rellené con un poco de tofu ahumado.

Salsa de castañas a la naranja:
- un vaso de castañas pilongas remojadas durante 12h
- mermelada de naranja amarga sin azúcar 100% fruta
- un poquito de nata de soja (opcional)

1. cocinar las catañas con una pizca de sal hasta que queden blanditas
2. dejarlas enfriar y triturarlas con 1 cucharada sopera de mermelada de naranja
3. añadir un poco de nata de soja para darle una textura cremosa, similar a la del queso fresco


- Esta crema es deliciosa también simplemente como postre. ¡Y muy energética!
AL PLATO FINAL LE AÑADÍ UN POCO DE JALEA DE MEMBRILLO SIN AZÚCAR, YA QUE EL QUESO CON MEMBRILLO ES TAMBIÉN TÍPICO DE NUESTRA GASTRONOMÍA. Y ASÍ QUEDÓ ESTA SEGUNDA VERSIÓN:

¡QUE APROVECHE!
BON PROFIT!