jueves, 5 de enero de 2012

CUISINE ET SANTÉ, St. GAUDENS (FRANCIA)


A menudo me preguntan dónde se puede pasar unos días cuidándose a una misma y a la vez aprendiendo macrobiótica. Exiten varios centros en la península pero he querido dedicarle una publicación especial a Cuisine et Santé, centro pionero en Europa regentado por René Lévy, discípulo directo de Georges Ohsawa y transmisor fiel de la dieta y filosofía macrobióticas durante cuarenta años a miles de personas.

 CONTACTO: Cuisine et Santé: Pont de Valentine - 31800 Saint Gaudens (Francia)
- Tél +33 (0)561 89 75 14
- Fax (0)561 89 36 07
- renai@cuisine-et-sante.com
- http://www.cuisine-et-sante.com/



Acompañando los datos para contactar con el centro que están a contuación, también transcribo el testimonio de Martine Valles (publicado por Llucià Vila en http://www.macrobiotica.ning/ ) quien habla de su primera experiencia en Cuisine et Santé.

¿COMO CONOCÍ LA MACROBIÓTICA?
Testimonio de Martine Valles, edad,30 años.

Estaría por decir que fue por azar, un día del mes de Mayo de 1.982, pero pienso que no fue por ello. Compré algunos productos en una tienda de dietética, y mis ojos cayeron sobre un prospecto que hablaba de la macrobiótica. Lo cogí, sin saber siquiera que quería decir aquella palabra y descubrí aquello que buscaba, más o menos inconscientemente: aprender a hacer la cocina para sentirme bien, utilizando productos sanos y simples.
Este prospecto me inspiró algo más y en Junio fui a Saint Gaudens (Francia), por 10 días para aprender la cocina. Aprendí mucho más, sobre todo me gustó el ambiente que reinaba en aquel lugar y la paz que envolvía al Centro. Era la primera vez que veía a tantas personas juntas, sin que aquello supusiera ningún problema entre ellos; todos eran comprensivos y escuchaban a los demás.
Aprendí a hacer la cocina, a conocer las verduras y a cortarlas de distintas formas, para obtener algo bien precioso; comprendí también, el principio del Yin y el Yang, que rige todo el Universo, era también la primera vez que escuchaba aquello. Descubrí muchas otras cosas de los alimentos, tales como cereales, verduras, legumbres y algas, cosas que no conocía.
Después de algunos días, me sentía mejor, es decir, más ligero de lo que antes estaba, tanto de cuerpo, como de espíritu. Pensaba que era simplemente, por el ambiente y estaba muy extrañado, al ver, que muchos enfermos venían para aprender a curarse. Vi enfermos graves, sobre todo de esclerosis, en esta enfermedad a los 10 días ya se ven los resultados, la cara se vuelve más serena y la piel más bella.
Creía que las personas que venían aquí, eran como yo, que venían a aprender a cocinar. No suponía que la alimentación y la enfermedad estaban tan ligadas. Esto fue un descubrimiento, tenía ganas de darles la dirección del Centro a todas las personas enfermas que se atiborraban de medicamentos sin muchos resultados.
Durante esos 10 días, descubrí las bases, lo esencial de la macrobiótica, también la manera de continuar, de progresar, de descubrir la felicidad, la alegría de crear y de la innovación. Aquí es donde por primera vez asistí a cursos de cocina donde podía participar y hacer preguntas. Por la noche se daban conferencias sobre el Principio del Yin y del Yang, lo que hacia que esto se comprendiera mejor.
Al cabo de 10 días volví a la región parisina, donde empecé de nuevo mi trabajo y he aquí mi gran sorpresa, uno de mis jefes, estaba extrañadísimo de que hubiera vuelto mucho menos nervioso y agresivo. Experimenté este cambio en 10 días de vacaciones sin pensar verdaderamente que había sido sólo y exclusivamente la alimentación.
En mi casa, continué progresando con más o menos esfuerzo. Comprendí que era duro al principio y que sólo se hacía más difícil, había algo que no comprendía, pero a pesar de todo, continué, después vino el invierno y no tuve ni una sola crisis de sinusitis. Antes de esto, me di cuenta que mi comportamiento había cambiado. Me sentía más seguro de mi mismo, me hacia preguntas sobre lo que nos rodea en el Universo, ¿por qué estamos aquí?, etc., cosas que no había hecho nunca. Como si poco a poco mi espíritu se estuviese abriendo a otros horizontes. Y eso me hizo sentir una gran alegría.
Para mí, la vida había tomado otro sentido, con descubrimientos insospechados. Encontré la vida agradable. Ahora no pienso que aquello que me pasa es culpa de los otros sino más bien la mía propia. Este descubrimiento es esencial, porque a partir de aquí, sabemos que somos responsables de todas las desgracias que nos llegan. Podemos evitarlas y atenuarlas si tenemos voluntad. Evidentemente vivimos en un mundo donde el consumo nos domina y es muy difícil no dejarse tentar.
Me alimentaba desde hacía tiempo con dulces, carne, y sentía en mi organismo que esto hacía mella en mi carácter. Desde luego, no es el caso si lo tomamos de vez en cuando. También tardé tiempo en comprender este fenómeno.
De lo que sufría más a menudo era de estreñimiento y de hemorroides algunas veces, ahora eso es raro que suceda. Parece poco importante pero es un buen cambio. Como muchas personas, llegué a tomar laxantes y otras cosas, vivía en ese estado, con los numerosos males de este siglo y siguiendo así no podía cambiar nada.
Y bien, ahora por el contrario, el estreñimiento me llega solo cuando me alejo por algún tiempo de esta alimentación; en cuanto a las hemorroides, son un viejo recuerdo.
Hay otros fenómenos que también he descubierto, que son el del reconocimiento y agradecimiento. Delante del plato macrobiótico preparado con sentido, siento la necesidad de admirarlo durante algunos instantes, de pensar, y de dar gracias a las personas que lo han preparado, a la naturaleza y al Universo. Y es siempre así, con la misma alegría y el mismo entusiasmo ante este fenómeno. Antes con otras comidas, no tenía la misma impresión. Comía rápido, sin pensar en todos los problemas que aporta una mala masticación. Ahora mastico y lo saboreo. Esto pueden ser pequeñas cosas, pero pienso que son las más grandes.
Sí, esto es todo lo que he descubierto a través de la macrobiótica y si alguna vez la dejo un poco de lado, vuelvo siempre a ella, porque en lo más profundo de mí, se que nunca más me alimentaré como lo hacía antes. Por lo tanto no tengo enfermedades graves y me siento muy bien continuando esta maravillosa alimentación, que está muy lejos de ser triste si se la comprende y se estudia. Sé que hay todavía muchos progresos que hacer y tengo que mejorar muchas cosas.

Quiero dar las gracias a las personas que están en el centro de Saint Gaudens, por enseñarnos la macrobiótica.
Gracias también a todos aquellos que en París continúan difundiendo la macrobiótica, dando clases, tanto de cocina como de filosofía.
Y gracias también a las personas que leen estas líneas ya que esto puede ayudarlas a comprender la macrobiótica; seguramente las palabras tienen poco valor comparado con nuestra propia experiencia, pero es necesario un principio. Para mí la palabra macrobiótica quiere decir también libertad. Libertad de ser feliz o desgraciado.
Y gracias por poder decir gracias.

Martine Valles





Para terminar, aquí tenéis un especial sobre Cuisine et Santé, publicado en el bonito blog El rincón del Tenzo.

8 comentarios:

uriol108 dijo...

Quien lleva el centro ahora que Rene Levy murió ? su hijo ? su esposa ? Siguen con los mismos estandares macrobioticos ?

AGNÈS PÉREZ dijo...

Hola Uriol,

Hace tiempo que no voy a saint Gaudens. las últimas noticias me llegaron a través de la web macrobiotica.ning y son éstas: http://macrobiotica.ning.com/forum/topics/nuestra-estancia-en-cuisine-et
De todos modos ahora mismo creo que hay discrepancias entre hermanos por lo que va publicando Alexis Lévy en su Facebook pero no estoy al corriente de lo que está pasando.

Un abrazo,
Agnès.

Luzdivina Cyc dijo...

Que yo sepa está de director Daniel Salens y de cocinera Lourdes Artacho.

AGNÈS PÉREZ dijo...

Gracias por la aclaración, Luz!
Si te apetece puedes ir comentando novedades en Cuisinne et Santé.

Un MACROabrazo
Agnès.

Anónimo dijo...

En efecto, en la cocina y la dirección,esta Daniel. Lourdes ya no esta y los criterios y la comida son los mismos. Las conferencias las da Danil. Lourdes se fue hace unos mese para ocuparse de su centro en Navarra. Yo llevo yendo a cousine desde hace 20 años y hace 2 me he instalado a vivir en Saint Gaudens. Teresa

AGNÈS PÉREZ dijo...

Muchas gracias, Teresa por las aclaraciones. Por favor, hazme saber cualquier cosa que te parezca oportuna que difunda sobre Cuisine et Sante.

Te deseo todo lo mejor.

Agnès.

Anónimo dijo...

Hola! voy el dia 30 de junio al centro desde Donosti, y vuelvo el viernes 5 de julio, alguien se anima?
podemos compartir gastos.
Mandar un email a konmaruri@gmail.com

Anónimo dijo...

Hola

La segunda parte del vídeo subtitulado en español "Little Secrets of Life" ya no está disponible por problemas legales, pero se puede ver entero, en 3 partes, subtitulado en inglés en http://www.youtube.com/watch?v=0StWFujWQLo&list=PLC4EB43296038BAD0

¡Salud!