domingo, 15 de abril de 2012

ALIMENTOS DE CONSUMO HABITUAL EN LA DIETA MACROBIÓTICA

Mijo, hiziki, azuki, col de paperina, rabanitos,
zanahorias, cebollas, manzana...

Es muy común para mi escuchar la reflexión. "si no como lácteos, carne, huevos, pan..." ¿Qué como?

En mi opinión existe mucha confusión sobre la alimentación macrobiótica y aún se la considera restrictiva, quizás por el escaso conocimiento de su evolución  desde la noche de los tiempos en que el Sr, Oshawa recomendaba seguir la dieta nª7 (comer solo arroz integral con gomasio durante un periodo determinado de tiempo) para cualquier dolencia o problema. Hoy en día la nº7 se sigue aplicando en caso de necesidad y además se han hecho muchas investigaciones sobre el uso terapéutico de alimentos y de sus diferentes combinaciones en función de los reajustes energéticos y físicos que se quieran crear en el organismo. La experiencia de numerosas personas que hemos seguido esta alimentación durante años ha adaptado su enfoque original que proviene del Japón a las circunstancias sociales actuales, al uso de alimentos autóctonos, al clima de cada país en que se practica, a la actividad física o intelectual que desempeña la persona, a su edad, sexo... y sobretodo a la condición y constitución de las personas, saliendo así de un punto de vista más rígido y dando paso a un tipo de alimentación completa y equilibrada, más o menos abierta en función de lo que necesita cada cual y que aporta todos los nutrientes que el organismo humano requiere para desempeñar sus funciones.

¿Para qué nos sirven los alimentos?

Los alimentos cumplen tres fines básicos:
 Aportan la energía necesaria para el mantenimiento del correcto funcionamiento de las estructuras corporales.
 Proporcionan la materia necesaria para el mantenimiento de dichas estructuras.
 Suministran las sustancias necesarias para regular el metabolismo.

¿Cómo se clasifican los alimentos? ¿Qué nutrientes necesitamos para funcionar de manera óptima?

1- Alimentos energéticos, cuyas sustancias nutritivas predominantes son:

• Hidratos de carbono.

• Lípidos.

2- Alimentos plásticos o formadores, cuyas sustancias nutritivas predominantes son:

• Proteínas

• Calcio

3- Reguladores, cuyas sustancias nutritivas predominantes son:

• Minerales

• Vitaminas

• Aminoácidos (además de su función plástica pues son componentes esenciales de las proteínas)



¿Dónde encontramos estos nutrientes en la alimentación macrobiótica?

A)- cereales integrales: se consumen en cada comida incluyendo el desayuno, regularmente en forma de grano entero, integral ( arroz, cebada, mijo, trigo, avena, centeno, maíz, quinoa, trigo sarraceno ) y ocasionalmente como derivados del trigo, (pastas integrales, cus-cus, bulgur, pan ...), del maíz (polenta, copos...), de la avena (copos), del trigo sarraceno, quinoa... (pastas).

Constituyen el aporte más importante de glúcidos pues son hidratos de carbono complejos que nuestro organismo asimila lentamente.

Lasaña bio de seitán con setas y bechamel de avena


B)- legumbres y algas: las legumbres ( lentejas, garbanzos, judías, soja...) y sus derivados ( tofu, tempeh, seitán...) son el aporte de proteína, en este caso vegetal, para nuestro organismo. Si las legumbres se cocinan junto con algún cereal ( arroz y lentejas ) nos aportarán todos los aminoácidos que nuestro organismo necesita y si se les añade un trocito de alga kombu las hará más digestivas.

Las algas contienen numerosos minerales esenciales ( hierro, calcio, fósforo...) y suelen tomarse en pequeñas cantidades cocinadas con verduras, escaldadas en ensalada o tostadas a modo de condimento, dependiendo del tipo de alga.

C)- verduras: para un mayor equilibrio se combinarán a diario raíces, verduras redondas, brotes y hojas en distintos tipos de cocción y utilizando diferente tipos de corte, pues cada uno de ellos aporta una energía propia a nuestro organismo. Son una importante fuente de vitaminas. Cada plato deberá constar al menos de un acompañamiento de verduras aunque lo ideal son dos o tres diferentes ( uno de raíces, uno de verduras verdes al vapor y otro a elegir: crudo, escaldado, salteado, estofado, prensado, macerado...).
D)- sopas o cremas: de verduras con algas, de cereales, con miso o shoyu, ideales para calentar el cuerpo en invierno o deliciosas cremas frías en verano para reponer líquidos. Se puede tomar un bol o dos al día.

E)- aderezos, condimentos, bebidas y semillas: para acompañar cereales o verduras y darle un toque más sabroso y creativo a nuestros platos.

Aderezos: salsa de shoyu, miso, sal marina, vinagre de arroz o de umeboshi, jengibre, limón, ajo...

Condimentos: gomasio, sésamo con polvo de algas, copos de alga nori, ciruelas umeboshi...

Caldo de nabo-zanahoria con nori, quinoa con puerro,
guisantes y zanahoria, azukis asustadas,
patés, calabaza y col al vapor.


Bebidas: en general al seguir una alimentación mayormente vegetal no se suele tener sed, así tomaremos la cantidad de líquido suficiente pera satisfacer nuestras necesidades personales que variarán según la actividad física que realicemos, la humedad de ambiente. Mejor que no sean excitantes ni demasiado aromáticas.

Semillas: de sésamo, calabaza, girasol...mejor tostadas pues se digieren más fácilmente.

Tortilla de polenta, seitán encebollado

F)- productos animales (carne/pescado/huevos): se recomienda principalmente el pescado y otros productos de mar, aunque esto dependerá de las características fisiológicas de cada uno/a. (consultar a un/a especialista cada caso particular).

G)- frutas y frutos secos: la cantidad de fruta adecuada depende de nuestra constitución y condición.

H)- productos lácteos: he aquí un alimento que crea contradicciones entre las diferentes corrientes alimenticias. Según la experiencia de muchas macrobióticas los lácteos de animales no han sido en absoluto aconsejables para nadie pues el alimento lácteo original es el que nos suministran nuestras madres solo durante la infancia, la leche humana, que contiene exactamente todos los nutrientes necesarios para alimentarnos en condiciones, por lo tanto, no tiene ningún sentido alimentarnos con la leche que proviene de un animal con una constitución biológica totalmente diferente de la nuestra y cuyos nutrientes no se asemejan en absoluto a los de la leche materna. Además, nuestros órganos no están diseñados para digerir semejante alimento: a la edad de 4 años dejamos de generar lactasa, enzima digestiva de la lactosa, los lácteos se acumulan formando moco en pulmones (bronquitis), intestinos y ovarios (quistes). Actualmente la gran pirámide de la vida recientemente revisada por M. Kushi incluye opcionalmente pequeñas cantidades de lácteos.


Makis de arroz integral con umeboshi, tofu y verduras

LA MACROBIÓTICA SE BASA EN UN EQUILIBRIO GENERAL EN LA ALIMENTACIÓN QUE HACE HINCAPÍÉ EN LA VARIEDAD DE ALIMENTOS Y SABORES, EN LOS ALIMENTO LOCALES Y ECOLÓGICOS Y EN EL APORTE DE TODOS LOS NUTRIENTES QUE LOS SERES HUMANOS NECESITAMOS PARA FUNCIONAR DE MANERA ÓPTIMA. 


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
interesante el post.
Practico la dieta macrobiótica desde hace casi 5 meses y me han surgido dos dudas:

- He adelgazado demasiado para mi gusto (10 kg). Me gustaría recuperar unos 4 kg pero no sé cómo hacerlo. ¿Qué me recomiendas?

- ¿Nos aporta la macrobiótica el nivel suficiente de Omega 3 a nuestro organismo? según he leído los cereales integrales tienen mucho más Omega 6, lo cual podría anular los efectos del Omega 3 que podemos encontrar en alimentos ocmo las algas, ¿estoy equivocada?

Gracias!!!
Patricia

AGNÈS PÉREZ dijo...

Hola Patricia,

Para ayudarte con el tema del peso, tendrías que pasar una consulta conmigo para revisar tu alimentación, valorar la causa de esta pérdida de peso y ajustar tu dieta a tus necesidades en este momento (la dieta se ha de reajustar periódicamente con los cambios personales). Si has seguido las instrucciones de algun/a consultor/a, vuelve a ponerte en contacto con él/ella.

Referente al tema equilibrio omega3/6, si sigues una alimentación macrobiótica equilibrada en proporciones, tomas nueces y semillas (especialmente de calabaza) y pescado semanalmente, entonces no tienes porque preocuparte.

Es importante saber que el organismo humano necesita adaptarse a los cambios de alimentación. Por ello, éstos se han de llevar a cabo de manera gradual y poco a poco para ir creando capacidad de asimilación. Esto puede conllevar varios meses dependiendo de la condición de cada persona. Por esto es importante hacer estos cambios bajo supervisión profesional.

Un abrazo,

Agnès.

Yumi Akari dijo...

Eso parece muy rico :d pero yo tengo un problema con colon irritable, y quisiera cambiar de dieta ud. Cree q esta dieta de macrobiotica me vendría bien o no?

AGNÈS PÉREZ dijo...

Hola Yumi,

En tu caso (y en el caso de cualquier desajuste o enfermedad) se ha de adaptar la dieta a la condición de la persona. Entonces pueden cambiar los porcentajes y frecuencias de los alimentos de la pirámide y de uso habitual y se añaden específicos -platos y remedios medicinales- para potenciar cambios positivos en el organismo.

Un saludo,

Agnès.

Anónimo dijo...

Hola, hoy me acaban de diagnosticar Hepatitis C.
Me dijeron que debo cambiar mis habitos de comer... este tipo de alimentacion me servirá ?
Desde ya muchas gracias

AGNÈS PÉREZ dijo...

Sin duda alguna! Lo mejor es que te pongas en contacto con un consultor o consultora que esté cerca de donde vives para que te oriente y te ayude. Si no sabes de nadie, me puedes escribir a agnesmacrobiotica@gmail.com y haré lo que esté en mi mano para facilitarte los datos del más cercano.

Te animo encarecidamente a que empieces con el cambio cuanto antes.

Mar dijo...

Hola, Soy alérgica al pescado y al marisco en general. Cómo puedo seguir esta dieta?

AGNÈS PÉREZ dijo...

Hola Mar. Puedes comer macrobióticamente sin pescado.